viernes, 31 de diciembre de 2010

(nadie se atreve)

.

Foto: Nicolás Rougier


la luna intacta
viene con esa euforia triste
tan íntima de crónicas

(parece que me cure)
pero sólo me alumbra lentamente)

en la onomatopeya de la vida
permanezco callada
sola como un buzón desconocido
ausente de sus señas
como un reptil extraño en el subsuelo


empujo las palabras
rebuscando el lenguaje que me salve
la pólvora y el agua


—empujo—

nadie mira las cuencas de mis ojos
nadie se atreve a ver
el porqué de esta muerte obligatoria.

.
_____________________________________________________

Gracias por vuestra compañía, por vuestras palabras y por vuestra constancia. Vosotros habéis hecho, hacéis, que esto tenga sentido. Que tengáis una noche memorable. Salud y feliz año.
.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Enumeración de instantes

.

Foto: Noelia Palafox


La melodía suave y profunda de un poema,
disgregarme en los versos.
El agua. Las manzanas y los libros.
Las palabras pequeñas y las grandes.
Tu compleja ternura expuesta a más.
Una copa de vino.
Carilda y su desorden que azul me desordena,
sus cálidos matices de demora.
Oliveiro. Vallejo. Pizarnik y Neruda.
Descifrar sin lenguaje cada uno de tus gestos.
Lo antiguo. Lo que estreno. Lo aprendido
en la revolución de las fragancias.
El mar y el frenesí de una fábula silvestre.


Yo podría seguir enumerando
y crear un poema
que hablara de montañas y de lluvia,
del olor de la tierra justo antes de ser barro.

Del pan como si fuera
nuestra mejor nostalgia fermentada;
de Roma, de Matisse

y hasta de ese silencio tan desnudo
que saluda en noviembre y reconforta.

                      Pero tú sabes,
porque estás vivo sabes,
que todos los instantes se resumen en dos:
poesía y amor.

______________________________________________


Felices Fiestas a todos, a los que les gusten y a los que no. Yo por mi parte me voy a reunir con los de mi sangre. ¡Hasta la vuelta!
.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La genética de otra vez (con voz)

.
foto: extraída de la red




Hay un reloj que marca las horas con soberbia
y no importa lo que hagas,
tiene grabado un ritmo: espasmódico, obsceno, bipolar,
tic-tac, tic-tac, tic-tac,
versos encadenados a la furia intentan detenerlo,
el aire huele a cuchillos,
a sudor respirado con ruido de metal;
espasmódico, obsceno, bipolar.
Yo nunca estuve aquí y vuelvo otra vez
atrofiada e incrédula,
tendré que reiniciarme desde cero
—¡tic-tac!—
la que me vive se marcha con lágrimas
y la voz convertida a los erizos,
calla, ¿no oyes la sangre?
Silencio fermentado en el claustro materno.

.

domingo, 12 de diciembre de 2010

(suicidio)

.

foto: extraída de la red



silencio vagabundo hecho misterio
miércoles despoblados
lo que pudo quejarse de la vida
se quedó por el aire
cuando al huir 

una noche 
halló el solitario discurso de la muerte
y sin más lo acató
quitándose de encima el pensamiento.
.

jueves, 9 de diciembre de 2010

demasiadas cosas

.

Foto:extraída de la red


tal vez sea muy tarde
para festejar pájaros y crines,
no siempre ocurre, pero en ocasiones
mueren de soledad,


hay demasiadas cosas que son parte de mí
y asoman cuando vuelves,
las voces de diciembre,
el miedo que anochece mis palabras,
y todas las leyendas 

que viven en mis huesos,

sólo la luna sabe, hay demasiadas cosas.

.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Huéspedes sin nombre

.

Foto: extraída de la red


Además de intuir el incomprensible
desierto de la ausencia
en el roce fugaz de tus camisas,
comienzo a comprender el dolor del silencio
que viaja en mis entrañas.

Yo quisiera volver a estremecerme
con la voz de la lluvia
y la audacia repleta de amapolas
rojas, con los fragmentos apacibles
de una tarde imprecisa que no volverá a ser,
con el amor que estrena cada instinto
sobre el azul del mar,
con lo inexplicable de la ternura
que tiene el pan crujiente en tus manos pequeñas.

Mas hay una certeza:
la sonrisa del pánico se enrosca
por todos los rincones de esta casa
que muere lentamente,
ahora somos huéspedes de lo desconocido.
.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Quietud coagulada

.

Foto: Paloma Corrales (Madrid, ayer)


Hojas sin apellido.
Memoria de un otoño que regresa
a los gestos inmóviles
de un estanque obligado a ser libre
sin el mapa minúsculo
de los remordimientos.

Alguien me dijo ayer: mide la melancolía.

Pero yo sólo quiero abolir lo imposible
mirándote a los ojos en noviembre.

.

domingo, 14 de noviembre de 2010

noche circular

.

______________________________Foto: Noelia Palafox



los rincones escupen versos blancos

c-------------------------s
-i------------------------e
---r--------------------r
------c-------------a
-----------u----l

                                 y eternos
.
.
la lluvia cae amarga
y no recuerdo el nombre de las cosas
ni tampoco su luz

hay un pan que respira
metalenguaje verde
como el último aliento de ternura
que se alza vertical
anunciando la ausencia de mañana
como una primavera sorprendida
de musgo y soledad
que con gestos implora lo imposible


existe una antesala del vacío
donde brilla la nada
se atenazan de mis manos
y descubro que he muerto

(la luz de las farolas continúa)

                    yo      lloro por saber.
.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Besos y Gatos

.


http://yozuniga.blogspot.com/2010/11/de-vuelta.html


Él vuelve, y no lo hace con la frente marchita, aunque inevitablemente sí con la piel un poco más arrugada. No quiere guardar silencio porque tiene mucho que contar y cantar (es un hombre de primera conjugación). Nos va contando en su blog tiempo a destiempo y nos cantará en Libertad 8 el 20-N (contradictio in terminis), tal y como indica este estupendo cartel de Francisco Cano.

Mientras, os dejo con uno de sus hermosos poemas. Veréis como el ritmo es increíble, debe ser que lo lleva en la sangre.






Da vinci

Si fuera mar te comería,
si alforja cargaría
con todos tus despojos,
si fuera estrella
muriera no contigo,
por ti,
y seguirías viendo mis destellos,
si tuviera que hacer algo insensato
—más de lo que ya hago—
lo haría sin dudar,
comer tu cuerpo,
beber tu sangre en cáliz
y dejar que pintaran
el cuadro de mi vida
y luego lo llamaran,
no sé, La última cena,
si acaso tú volvieras
me encontrarás desnudo,
todo un cuadro
mi desnudez desnuda,
quién, dime, quién sabrá
por dónde anda
ni por dónde anduvimos.

Tú, yo, tampoco
te rebelas,
tú eres mi sangre,
tú nada sabes,
tú mi agonía,
tú mi despecho,
tú mi alborada
y mi campo en barbecho,
mi sufrimiento tú,
mis calenturas tú,
tú, tú, tú. Tururú.

Y ya no lo recuerdo.
Ritorna vincitore,
dijiste. Ya no has vuelto.


Foto: Noelia Palafox

viernes, 5 de noviembre de 2010

Me bautizo sin capilla

.


Renuncio a la mentira cotidiana
que infatigable habita la pared
sin saber que volvías
con tu blanca ternura empaquetada,
y cuando pienso así, cal y apariencia
alquitranan mis venas,
marchitan con rigor las consecuencias,
se me riza la pena.

Renuncio a los poemas de derroche
que irradian epitafios,
a la imaginación subjetiva de un escote,
a todos y cada uno de tus plagios.

Renuncio al desayuno de lo eterno,
al futuro inventado de amor previo
que se asoma a tus párpados amnésicos
cuando el sol te ilumina extraño y ciego,
y renuncio a la voz subordinada
que calla solitaria
el eco de las horas desnatadas
y la caries semántica.

Renuncio al sedimento de la muerte
que musita el estiércol
en la sorda paciencia de los diarios ausentes,
y adopto la verdad de los cerezos.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Regalo

Foto: Noelia Palafox


"Cuando ríes, tu risa surca inocente las almas para quedarse en el lugar más cómodo y que la guardemos para siempre. Cuando ríes el ambiente tenso se relaja para dejar pasar a tu risa que viaja veloz y dicharachera. Cuando ríes el riesgo de dudar y tener miedo huye asustado por la claridad y sinceridad de tu risa... porque cuando ríes se activa sutil un mecanismo en mí, que termina con una sonrisa en mi cara y la esperanza de que vuelvas a reír mamá. "
______________________________________________________
.
Ella, sí que no para de emocionarme, me regaló esta maravilla hace algún tiempo, y hoy lo ha vueto hacer, me ha conmovido con este poema que ha publicado en su blog (escrito en el metro). Aquí lo podéis leer:
.
Te quiero, Andre, y estoy muy orgullosa de ti.
.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Un lugar esencial

.

____________Foto: Beatriz Morán


Sólo busco un lugar

que nos salve,
donde no se condene la voz quieta
y el tacto sea tacto,

morir en la quietud indescifrable
del lenguaje
que inaugura palabras
en tu boca,
tan ingrávidas
como plumas que nunca sucedieron,

que el tacto sea tacto
y un estremecimiento de lo antiguo
nos regrese al origen
y nos ciña
en la memoria el mismo instante
con alas de silencio,

un lugar
refugio de los gestos más sencillos
que borre cicatrices de dolor
para rimar tu nombre
con tanta voluntad que desordene
la sangre y su latido,

un lugar donde al fin gozar tu cuerpo
y acostumbrarme a ti,
a tu piel
cuando se multiplica liberada
del orgasmo que llora
la extraña condición de amantes

anillados
        al vértigo de ser.

lunes, 25 de octubre de 2010

La estática de ser

.

Me mantengo justo al borde,
soy gemido de oscuros intermedios,
siquiera sé si escribo o me reinvento
(estoy siendo sin saberlo),
tal vez la estatua del parque
me transmutó,
y busco pájaros ausentes y callados
en la vertical impuesta
donde la desnudez y la intemperie
no sean un preludio de tristeza.

Me visito huérfana,
despojada de tierra y agua clara
y el bronce que me habita inescrutable
se nutre de mi exacta soledad.

Permanezco en la inercia de los huecos,
el viento me rodea sin lenguaje
en la quietud infinita
que precede al sobresalto
de la piedra tallada sin costumbre,

y entonces, ya no sé si nací sola
o soy mi propia sombra equidistante.

.

sábado, 23 de octubre de 2010

Soneto (Fernando Jiménez-Ontiveros)

.

_____Foto: Noelia Palafox


Mi encuentro con Paloma Corrales.
en la Reunión de Alcalá de Henares.

Una vertiginosa cabellera
en un áureo destello derramada,
una viva y ardiente llamarada
que retener por siempre yo quisiera,

un momento feliz, una quimera
desde hace mucho tiempo deseada,
una reunión poética esperada
en el atardecer de mi frontera.

No fue melancolía ni tristeza,
lo que de ti deduje al contemplarte
vi más bien ternura, la luz del día,

un ejemplo de cálida belleza,
y una eterna y total obra de arte
en el mundo fugaz de la poesía.



__________________________________________________________

Conocí a Fernando Jiménez-Ontiveros (un gran poeta y mejor persona) en el encuentro de Alcalá, no sólo tuvo la amabilidad de dedicarme y regalarme su libro, además me ha escrito este precioso soneto. A mí sólo me queda lucirlo y compartirlo orgullosa. Gracias, un millón de gracias, Fernando.
.

jueves, 21 de octubre de 2010

Carta de octubre

.




A Elvira Daudet,
a su influjo de amor intenso y vida
.

Tu fortaleza nace
de agua sin prisa, música y manzanas
mordidas con la estirpe de un ocaso
que supo mirar dentro de la muerte
y guarda en las pestañas la memoria
de una tarde esculpida por Bernini.

Sabia en gesto y sonrisa,
en tus ojos, semilla incontenible
de ausencias enigmáticas y vivas
arraigadas a tu humana libertad;

conversas reluces traspasas siempre,

te sabes mar y tierra
en un maduro otoño improvisado
y tu corazón estalla inclinado de versos
cuando eres circundada de palabras,

te gestas, te restañas de ti misma
y permaneces
refugio clandestino de los dioses,
que ahora duermen
pretéritos su culpa sin oráculo,

y aún te quedan abrazos
para fundir el miedo con voz insobornable.
-

martes, 19 de octubre de 2010

En carne viva (Laura G. Recas)

.

Foto: Brandan


A Paloma Corrales,
desde el cayado de la aorta.
-
Brota el corazón a dos
sobre el brocal de la urgencia,
vuela de síntoma terco
como paloma
que agita el polvo en la arena
o sacude el sonido del aire.

Brota seguro
del augurio del ventrículo
y leva el pecho y repuebla
el cayado de la aorta
y el verso de la carótida
a su paso por mi cuello,
sostén de la cadena que lo amarra.

Me sabe incauta y esclava...

Acumula la insurgencia
en calabozo de sangre.
Derrama el brote en mi gleba.
Cruza la tierra con sed de cuerpo,
de rojo invade la anchura humana

y desuella mis perfiles,
del alma,
en carne viva.

__________________________________________________________

Hoy, alguien muy especial —a quien admiro— iluminó mi día y acertó de pleno en la diana con esta maravilla de poema. Quería compartirlo con vosotros y tenerlo en mi blog. Gracias de nuevo, Laura, por ser.
.

viernes, 15 de octubre de 2010

Como una lluvia exacta

.

Foto: extraída de la red

Completa de equinoccios
no me pidas legitimar tus pómulos,
recuerdo con detalle
esa fragilidad de amapola callada
que narran tus mejillas.

No regreses sobre los besos,
no quedan adjetivos en mi boca,
voy perdiendo palabras;
las cambio cada día con los muertos

(hoy descubrí un silencio
de escalera quebrada que de tan oscuro
se hace liquen del alma).
Es mejor –no lo dudes– consentir la escarcha,
migraremos la piel que conjuramos
en la dialéctica del tacto
y en un ritual de otoño interminable
seremos el letargo necesario.


Completa de equinoccios
no me pidas que borre tu contorno,
se empeña en ser impune en mi cintura
y respira despacio,
como una lluvia exacta de agua y agua.

.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Houdini

.

Foto: Noelia Palafox


Sé que a veces viajo buscando el sentido. Otras, escribo un poema magullado y con lagunas. En las farolas y en los semáforos busco rastros de amor. Regreso. Corro. Desando. Mi llanto consuelo en distintos labios. Y por más que huyo siempre estoy al principio con las manos vacías. Después, la misma pequeña y urgente nada. Vuelven las cortinas a susurrarme palabras de agua. La mañana tiene la pálida tristeza del huérfano que nunca será adoptado. Y el corazón alquimia de plomo y estaño. Irremediable y obsesiva me hago intrascendente. Desaparezco. Lo sé.

Hay un murmullo de insectos demasiado cercano.
.

martes, 5 de octubre de 2010

¿por qué?

,

Foto: María López Andreu


quiero saber por qué tus labios van al cielo,
si existe algún misterio
más allá del lenguaje imperativo
de exhalarse la piel,

por qué la tarde viene triste
y viene agua y espliego y ámbar,

por qué es indescifrable el sollozo de la arena
si hay amor en el aire
y un reflejo de nubes que susurra de ti,

por qué la noche llega con tambores
negros, deshabitados,
y en su versión de sombras sucesivas
tatúa en las paredes
la misma soledad desenterrada,
que oscila legendaria
y jactanciosa amortaja mis huesos,

¿por qué me duele el frío
y se instala más dentro que la nada?

.

martes, 28 de septiembre de 2010

Dos poemas "marrones"


Marrón




en las manos inhábiles para la caricia,
en lo agreste del alcornoque y la encina,
en el corazón de piedra del lignito,
en la confusión del solitario y el inerme,
en la tinta moribunda de las linotipias,
en el pelaje del animal de las estepas,
en los escaparates de las tiendas de ortopedia,
contra la alegría de aldeanas y juglares.



Elías Moro (http://eljuegodelataba.blogspot.com/)

____________________________________________________

Marrón
Foto: Paloma Corrales

A Elías Moro*, a sus poemas de los colores

En la espera infinita del bolso de Penélope,
en los párpados quietos de alguna noche triste.
En el polvo incrustado de las fotografías,
como un presagio que transmutado vuela
hacia el óxido de años viejos, decapitados.
En un poema frío con temblor de diciembre,
en la verdad del barro.
En la leña que cruje lamentos milenarios,
tras ocultas metáforas de tierra obligada
que se complace por no saber siquiera
que te irás con los pájaros.
.
*Gracias, Elías, por inspirarme y por ese placer de lectura que se disfruta en tu casa.

lunes, 20 de septiembre de 2010

No diré "te amo"

.

____Foto: extraída de la red


No diré "te amo" cuando llueva frío,
no sea que se vuele mi aliento moribundo,
no habrá remordimiento
ni siquiera en la triste paciencia de un poema,
y una tarde, insegura y gris inerte,
la blanca porcelana de una taza
ensayará inefable tu ternura.

Y un lunes —cómo no—
de lluvia descreída, fingiré
inclinar la esperanza
hacia la cara oculta que me empuña
y detrás de palabras sigilosas
confesaré, mi amor,
el asombro de amarte un breve instante
con labios desnutridos de caricias.

No diré "te amo" por propia fatiga,
no sea que despierte mi último naufragio.

.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Con algas en los ojos

.

Foto: extraída de la red


Esperaba el ocaso de la tarde
llena de inexistencia,
y buscaba en el mar una respuesta.
Un aroma de sal se incrustó en mí
y los peces nadaron a mi boca
para hablarme del miedo
en las orillas curvas de un verano.

Prescindo de leyendas
y me despojo, casi sin querer,
de palabras y tibias esperanzas
(que tampoco llegaron a promesas)
y como en un suicidio,
me sumerjo en el líquido elemento
y no hay agua ni frío,
sino una oscuridad de ojos
que cruza mi memoria
y comprendo
que el mar precede al tacto de la ausencia
y sollozan los peces el invierno.

Náufraga de mí misma toco fondo.

.

viernes, 3 de septiembre de 2010

pétalos de nieve

.

___Foto: extraída de la red


Alguna tarde susurrada
de infinitas y lánguidas gardenias,

con ojos de hierbabuena,
diré adiós a los geranios,
a los gorriones repentinos
y a la promiscuidad del verano.

Y en los rincones de la memoria
serán de nieve los pétalos.
.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Oscuridad callada

.

Foto: Noelia Palafox


Un silencio de noche anticipada
recorre susurrante mi vestido,
rebusco tus palabras de almohada
y hallo sólo tristeza sin sentido.

Puedo aprender la ausencia de violines
y copiar la acuarela de un morfema;
para bailar un tango en los confines,
para olvidar el tacto de un poema.

Pero en el mismo instante cada noche
–en el instante exacto– hay un temblor
que sopla un remolino de reproche
y en la memoria un grito de dolor.

Redimo la liturgia de tus ojos
sin ayer, con el orden fragmentado
de un destino de viento y labios rojos,
donde eras inmutable sueño amado.

Y en ese mismo instante –te decía–
cuando el jardín se apaga derrotado
la noche llega lívida, y espía
la línea que se esconde en lo callado.

.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Monólogo de agua

.

Foto: Noelia Palafox


A veces me naufraga el corazón
y en la melancolía de tu nombre
flota mi soledad.

.

lunes, 9 de agosto de 2010

Adiós

.

Foto extraída de la red


Hay detrás de los diálogos callados
un sonido que cierra la costumbre
y viaja por la sangre.

Hay, amor, en mi mano un verde pájaro
que me despierta para decir adiós.



martes, 3 de agosto de 2010

Dibujaré tu ausencia (*)

-

_________________________________________Foto: Paloma Corrales

Cuando tus caricias penetran mi alma y escucho el silencio susurrándome tu aroma, me derramo en tu mirada y te instauro en mi memoria. Me estremeces y me inundo plena, como la luna; llena. ¿Sientes que te quemas? Es mi inefable universo, hoy te dejaré entrar. Anda mi cuerpo -todo mi cuerpo- bruñe mi piel, codicia mi aliento, arrulla mis entrañas y desde mi cintura escribe el alfabeto de los besos en mi espalda.

Mañana, con lápices mordidos de madrugada, dibujaré tu horizontal ausencia.
___________________________________________________________________

(*) Fue una de mis primeras entradas y hoy, que estoy un poco melancólica, me apetecía recordar.

lunes, 2 de agosto de 2010

Poesía sin papeles

-
-
Hoy me gustaría invitaros a conocer un blog que hace una extraordinaria labor, sólo tenéis que pinchar la foto y os llevará directamente allí. Gracias.
-

domingo, 1 de agosto de 2010

Preguntas sin respuesta

.

Foto: extraída de la red (*)


No me gusta que prohíban gratuitamente y menos que lo hagan manipulando.

Si algo valoro en este mundo es la coherencia, no soy especialmente taurina, aunque reconozco que he disfrutado con alguna corrida de toros, y, sí, veo arte en el toreo, sobre todo cuando está bien ejecutado.

No me atrevo a ir en contra de las corridas de toros porque si lo hiciera tendría que dejar de comer carne y pescado y por la misma razón me debería oponer a la caza, a la pesca y —llegando a los extremos— a no comer ningún fruto hasta que no cayera de su árbol . No creo que el toro de lidia sea maltratado (más bien es mimado en su "larga" existencia en comparación con otras reses, claro) ni tampoco que ningún taurino disfrute con su muerte. Para el que no conozca la fiesta de los toros, ésta premia una muerte limpia con una primera estocada, y si esto no sucede, el torero llega a ser abucheado e incluso “castigado”. Es la suerte suprema, yo no soy mucho de extraer valores, pero si algún valor se desprende de ella es la muerte digna y con el menor sufrimiento.

Mi abuelo tenía una nave de gallinas ponedoras, mi recuerdo de pequeña era el de verlas a todas en una especie de estanterías metálicas con jaulas asomando solamente la cabecita, se me partía el alma y sin embargo seguí comiendo huevos y pollo, porque cuando pregunté por aquella situación tan denigrante para las gallinas en casa me respondieron que si sólo comiéramos los huevos de las gallinas de corral (que son las que viven en libertad y digamos el proceso natural), no habría bastante para alimentar a todos los que somos, yo solita deduje que antes de resolver el problema de la cautividad de las gallinas, habría que resolver otros más importantes como el del hambre en el mundo, claro que estos pensamientos son los de un alma inocente.

Después una se enfrenta al mundo real y la hipocresía se hace habitual.

Pero, a mis cuarenta y seis, me sigo preguntando por qué se prohíbe la fiesta de los toros con el argumento de que se infringe daño al animal, si les seguimos haciendo sufrir en el matadero con unos cuantos años menos de vida y para el mismo fin: comérnoslos.

O será que una descarga eléctrica, que muchas veces te deja con vida hasta que un cuchillo te abre en canal para que te desangres, es menos cruel que una espada, qué cosas.


(*) He ilustrado esta entrada con una foto de gallinas que se correspondía con mi recuerdo, pero si hubiera querido manipular hubiera publicado ésta:

.

.

viernes, 30 de julio de 2010

Horche

.

Autorretrato: María y Andrea (mi sobrina y mi hija)

-
“Yesterday, love was such an easy game to play
Now I need a place to hide away “ (Lennon / McCartney)

.
Huele la noche verde a madreselva,
tamborilean ecos de verbenas
que destilan antigua primavera,
hay un beso que espera en la bodega
al ritmo de guateque y en tinieblas.
Son recuerdos que viven tras la puerta
y crujen con nostalgia la madera.
.

miércoles, 28 de julio de 2010

La luz de la memoria

.

Foto: Noelia Palafox

Emancipar tu boca de mí misma,
que ni siquiera es boca, sólo sueño,
asumirme no elegida, ser nada,
cumplir la profecía de partir
mientras un viento aúlla acero y muerte
con sílabas al sol.

Perdida entre amapolas arrugadas
y escribiendo poemas de otros tiempos,
escribiendo derrotas
entre flores inertes y abedules muertos.
¿Qué puedo hacer conmigo?
Dímelo tú que callas el silencio,
tú, que escribes orgasmos
con la melancolía ineludible
de las palabras que nunca has de tener.

Mejor no digas nada,
ya se rompió la luz de la memoria
y la noche se duele de mi llanto
cuando muero en la duda y la tristeza
que tu silencio expande
al estrenar el mapa de lo inefable.

.

miércoles, 21 de julio de 2010

Y aunque tú no lo creas...

.

______Foto: Noelia Palafox

Duermo más allá de la tarde,
la serenidad me reconoce
y la luz me infunde dinastía
para afirmarme libremente.

No necesito más vestimenta
que mi piel porque hay un viento
que me envuelve si tú me contemplas.
Siento un latido en mi pecho
que nació sin guerras,
que nació tan sólo de belleza,
y sé que la magia de tus ojos
puede hacerme silenciosamente eterna.

Da igual que no lo creas,
yo regreso a ti
para decir -¡no! ¡no!- para gritar
que nadie me apague este atardecer
ni las letras de tu nombre
cuando salpicas mis piernas
con tus besos verdes
y ajeno a mi retorno me quieres.

Mas no hay verano ni espera,
sólo un paisaje muy blanco
de poderosa ternura
que sobrevive al olvido
por el inconformismo de la gramática
suspendida en otro tiempo
en el que irremediablemente fui tuya.
.

domingo, 18 de julio de 2010

Leer en azul

.

Foto: extraída de la red
Pasear las orillas del poema
y captar el misterio.
Dejar que te penetre la palabra.
Sentir su voz cercana
dibujar cualquier rumbo
y volver.

Y entre el silencio y la palabra
reconocer otra vida
y transmutarla como propia.

Pudiera ser que algunos sentimientos
sobrevivan en páginas abiertas
al mostrar una forma
donde cada fracaso es la victoria
de un corazón vestido de turquesa
que elige leer en los circunloquios.

.

sábado, 10 de julio de 2010

"tiempo a destiempo"

.

Puedes pinchar la foto

Con los ojos pegados al papel y ese brillo que los viste anticipándose a un tesoro su voz poética te recibe y tú te dejas, sale a tu encuentro desde las páginas, como una buena anfitriona: amable, profunda y divertida.

Te pierdes en la frondosidad de las palabras, en un tiempo de adentro, en un tiempo sin horas, en la sinrazón de la memoria, a la intemperie, por los campos Elíseos, o a la luz de una farola. Y las palabras se hacen protagonistas.

Y ríes y piensas y sientes y te emocionas y te estremeces, y vuelves a reír y reflexionas. Después, algunos poemas más tarde, esa voz primera ya es amiga, te susurra y te hace algunos guiños que distienden, pero antes de que lo pienses llega otro relámpago a deslumbrarte o -tal vez- alguna de esas ternuras insobornables:


“Tu cuerpo es un relato interminable
y como cualquier cuento de aventuras
de los que frecuentaba antes de ti
no quiero que se acabe.”


Sutileza, ironía, inteligencia, sentido del humor, alguna que otra metafísica, amor y genialidad, con un denominador común que hace de hilo conductor; el autor, el poeta: Jose Luis Zuñiga
, bajo mi humilde punto de vista, se refirma en cada poema y en cada verso porque late en ellos e incluso a algunos, no a todos, los doblega plantándoles cara, ingenio y arte. Te toma el pulso, te pasea por su tiempo, por sus calles, por la luz, por las penas, por las colas, por lo cotidiano y lo intangible, y todo ello con el singular "olor de sus versos".

Llegas al última página, un último poema te llena de infancia el alma, “en el parque”, con los ecos del que llueva que llueva, cierras el libro en la página 87, certificando y comprendiendo lo sugestivo del título; “tiempo a destiempo”.

Sonríes en silencio, acaricias la contraportada pensando que quizá se acabó demasiado pronto y una certeza inesperada te asalta: sabes que pronto volverá a reclamar una nueva lectura, a tus ojos y a ti.
.

viernes, 9 de julio de 2010

sin catalogar

.

Foto: Noelia Palafox

Encontrar el camino de los pájaros
y contar las estrellas
hasta hacerme inocente
y si tuviera ganas de llorar
intuir que hay un espacio
que alarga tu sonrisa sin rodeos.

Y aunque todo parezca previsible
que no se compren besos por catálogo
cuando llueva tristeza en cada calle
y verde habite el musgo en tus pupilas.

.

lunes, 5 de julio de 2010

entre el derrumbe y la palabra, ¿hay luz?

.

________________Foto: Noelia Palafox


Me he bañado esta tarde en tu agua fría
para ahogar mi triste condición
que cruje tentaciones en lamento.
He contenido el vértigo,
ha reptado tu nombre a mi garganta
como una nada atroz,
y ahora el frío incita las manos de la noche
a escribir tu epitafio.

La poesía duerme en los naranjos mustios
aprehendida de muerte
por si acaso regresa la palabra
y penetra mis ojos.

(Respiro moribunda
los poemas de amor arrepentidos
y mi voz queda rota en los cristales
junto a la transparente sonrisa de los muertos).

.

domingo, 4 de julio de 2010

Ternura

.

A Marta

Esponja la razón. Sopla la pena.
De níveos corderos deja su huella.
Columpia el corazón como hace el viento
con la flor que decreta primavera.
Y huele a cucurucho de castañas en invierno.
.

martes, 8 de junio de 2010

de siestas y tardes

.
Foto: Paloma Corrales
.
que me invita a jugar con rimas y medidas y eso me gusta.


Hay un tiempo de tarde
que derrama su luz justo en el agua,
y hay un cielo cobarde
tan cercano y caótico que fragua
la costura y la etapa
por donde la existencia se me escapa.

Es un tiempo de siesta
donde cada palabra es un murmullo,
y me entrego dispuesta
porque sé que no habrá nada más tuyo
que mi sola ternura
que te despojará de tu cordura.

Y no hay conceptos
ni dudas ni obviedades que mitiguen
tantos viejos preceptos,
pues no comprenderé que nos castiguen
si bajo el cielo raso
combatimos la pena y el fracaso.

Y por eso da igual
no obtener el perdón de algunos dioses,
porque es lo natural

fundirnos y olvidar las otras poses.
Y si llega la muerte
nos moriremos sin que nos despierte.

.

martes, 1 de junio de 2010

Una palabra (A mi hija)

.



A mi hija
Quién sabe qué palabras te llegarán.

Posiblemente yo no las conozca,
pero un día encontraré una palabra
(o la inventaré)
que brote desde adentro
y te acerque el misterio de la vida.

Una palabra de luz,
de sustancia transparente,
una palabra no nacida, transgresora del lenguaje,
que nos regrese al origen de las cosas
y al pronunciarla nos transporte
al lugar donde el mundo pierde su memoria,
donde un minúsculo gesto sea un verdadero templo.

Será una palabra síntesis del amor
que ahuyente el temblor del miedo
y tendrá mucho que ver con el silencio;
una palabra de ayer para mañana.

Posiblemente yo ya no estaré y tú heredarás mi palabra.

.

domingo, 23 de mayo de 2010

Se estrena un blog

.


Es una gran poeta, no creo que necesite nigún tipo de publicidad, pero aun así os invito a que la visitéis, seguro que caeréis rendidos ante su saber hacer. Como dice Jaime Alejandre: "imprescindible".

Sólo hay que pinchar aquí: ELVIRA DAUDET.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Blanco de luz

.

A Andrés, que me pinta el alma

Entonces la luz conocía el lugar necesario,
los frascos de perfume guardaban sutileza,
el norte era el norte, y el sur un vaivén
de perspectivas para ahuyentar la tristeza
cuando ésta se hacía ajena a la conciencia.

Había frágiles anhelos desinteresados
en un suave viento de flores y de cigüeñas,
había murmullos blancos e inmaculados
que se resistían a ser apresados
porque la libertad siempre vuela con inocencia.

Nada importaba,
sólo el breve instante de inmortal belleza
en el que la luz se dejaba atrapar y comprendía
la antigua importancia de los sueños y su pureza.

Y era entonces,
(como una caricia inexplicable)
que yo me rendía sin requisitos y cruzaba la frontera.

____

Gracias a ti Andrés, por tanta belleza.

miércoles, 28 de abril de 2010

Imperceptible





Nadie advierte la soledad invisible
que me escolta,
y sin embargo a mí me duele
permanentemente la distancia
de tus labios tan antiguos y perennes.

Creo que hemos sido espíritus inquietos
persiguiendo mariposas fluorescentes,
las palomas nos colmaron de aflicciones
en un futuro solemne y sin pasado.
Hoy, habitamos en los ecos indiscretos
de un encuentro irreversible e inventado
donde el sol ya no calienta como antaño.

Me queda de ti tu nombre,
y una suave dulzura que hace estragos
en esa soledad invisible que pasea de mi mano.


lunes, 26 de abril de 2010

Tango*




Tango (Él)

¿Dónde estarán? pregunta la elegía
de quienes ya no son, como si hubiera
una región en que el Ayer, pudiera
ser el Hoy, el Aún y el Todavía.

(Jorge Luis Borges)



Todo terminó al anochecer y él calló. Fue a beberse su existencia. Las frases no expresadas le horadaban el cerebro. No sabía bien qué clase de voluntad autoimpuesta le había obligado a callar –¿conciencia? ¿inconsciencia?- y ahora sentía que inevitablemente se hundía en el abismo. Todos sus sueños a la basura, a la que no merece la pena reciclar.

Se preguntaba si había sido el tiempo, breve pero intenso, o simplemente un sueño. Había sentido que él formaba parte de ella, como las páginas de un libro que si son arrancadas ya no es el mismo. La mano le tembló al sujetar la copa. Quiso traerse otros recuerdos. Es absurdo intentar recordar algo que no quiere se recordado. No obstante, aún lo intentó durante varios minutos y varios tragos. Inútil, ella regresaba -inmóvil e inasible- pero siempre ella.

Delante y sólo en algunos instantes de fugaz nitidez; el camarero, con su chaleco gris, llenaba su copa una y otra vez. Un último esfuerzo por otro recuerdo diluyéndose en volutas de humo azul. Nada. Él solo en el fondo. Sueños y recuerdos que quizá no tengan los mismos ingredientes pero que se elaboran con minuciosa e idéntica receta.

Un nudo atenazó su garganta e intentó sin mucho éxito resistirse a las lágrimas. Se había ido sin mediar una palabra, ahogándose en sus ojos y suplicando con la mirada un beso más. Su alma se retorcía desesperada.

Los acordes de un tango rasgaban la penumbra del bar. Una sonrisa de labios rojos y sin rostro le susurró al oído:

- ¿Bailas?

Y bailó.

Bailó tango como nunca lo había hecho, con la perfección de los movimientos que dicta el corazón. Porque a veces un tango habla más directamente al alma que un poema de amor.

Y bailó con la mujer de la sonrisa sin rostro porque sabía que sería el último tango con Ella.

Bailó hasta el amanecer.

______________________________________________________

Tango (Ella)

¿Dónde estarán aquellos que pasaron,
dejando a la epopeya un episodio,
una fábula al tiempo, y que sin odio,
lucro o pasión de amor se acuchillaron?

(Jorge Luis Borges)



Tenía la certeza de la última vez. Se despidió en cada caricia, en cada centímetro de su piel. Le llenó de adioses las caderas. Se miraron una eternidad que duró unos segundos y le dejó marchar. Una frase de despedida quedó suspendida en sus labios. Todavía se permitió diez minutos de oscuro silencio antes de enjuagarse los besos. Un único pensamiento -cruel e insistente- martilleaba su cerebro fundiéndolo a negro. Se sintió morir.

- No, no volverá.

Condujo pensando si alguna vez podría volver a sentirse recorrida con tanta intensidad. Sentía que se habían fundido sin palabras. Quería todo de él: su saliva, su semen, su aliento. Le constaba que más allá de su cuerpo, en aquella anodina habitación, había entregado su alma para siempre. Y sabía lo difícil que sería (no) vivir sin él.

Se descalzó antes de abrir la puerta. Tragó saliva varias veces en un esfuerzo estéril por no romper a llorar. Un dolor agudo le oprimió el pecho al recordar su última y suplicante mirada. Mirada que se grabó en su mente antes de verificarse.

Deslizó cuidadosamente la puerta y una suave música de tango rompió el silencio.

- Te esperaba – le susurró una voz.

Una mano urgente rebuscó entre sus muslos. Se rindió sintiéndose ajena a su cuerpo y se dejó penetrar por acordes de bandoneón. A bocanadas. En lentas sacudidas.

Y sucumbió.

Soñó que bailaba un tango con Él y con su implorante mirada. Sincronizó cada movimiento de su pelvis al compás del ritmo hipnotizante. Porque a veces –durante algunos instantes- un tango enajena más el alma que una botella de ron.

Sucumbió hasta el amanecer.


______________________________________________________


*Voy a estar algunos días sin ordenador, no, no es que haya decidido hacer una cura de desintoxicación, sólo que lo voy a cambiar.
Os dejo estos dos breves relatos que escribí también al principio del blog, los colgué según nacieron en el tiempo y siempre he pensado que deberían ir juntos, así que esta es una magnífica ocasión para unirlos.

Gracias de antemano por vuestra lectura, espero que los disfrutéis.

lunes, 22 de marzo de 2010

Me amabas


Foto: Noelia Palafox


Me amabas,
desde la rendija de un pasado incierto
en el umbral de los sueños innecesarios,
con una caricia sin antes ni después.

Me amabas,
irremediablemente cada noche —desalentado—
en un reflejo del paisaje frío y solitario,
cuando tu memoria inventaba una emboscada.

Me amabas,
en los múltiples pliegues de las sábanas,
en los inevitables espejismos de sugerencias
y en el silencio de la distancia.

Me amabas,
buscándome a la deriva
detrás de las imposibles sílabas de un viento
obstinado en leyendas de amor.

Yo me prendía en ese leve vértigo
olvidando la soledad de las gaviotas y su vuelo.


domingo, 28 de febrero de 2010

El desorden de mi boca con tu nombre





Palabras sostenidas sin destino,
sílabas con fatiga sollozante
y el eco de la lluvia en las vocales
cuando muere de agua la tarde
y llora pretéritos imperfectos
con lágrimas desnudas y sin sueños.

Me desprendo de siglos de tu voz
en la tristeza de las olas que combaten,
cierro mis noches de ojos y duermo;
duermo mientras la vida se contiene
y se acallan los instantes sin estambres
porque tú me anocheces a destiempo.

Me duele la maraña de silencio
y tiembla el aire de matices impronunciables
en el perenne desorden de mi boca con tu nombre.

miércoles, 24 de febrero de 2010

En sus ojos... (regalo de mi hija)



Autorretrato Andre y yo

"En sus ojos...

En sus ojos profundos, azules, brilla la luz de una vida,
La mirada de una niña pequeña, de una niña perdida,
Brilla la curiosidad por lo desconocido,
El resto de su rostro tranquilo,
Su cuerpo lejano,
Pero en sus ojos como pozos,
Brilla, brilla la estrella,
Brilla todo lo que desconozco,
Brilla un pasado aventurero,
Brilla un futuro cálido,
En sus ojos, brillan sus sueños.
El caminar lento, pausado, sabio,
Pero al asomarme al abismo de su mirada
Brilla, brilla y me da miedo,
Aparto la vista
Porque sé que sus ojos, color cielo
Me están preguntando
¿Qué estamos haciendo?
Y yo, yo también me pregunto:
¿Qué es lo que guardas ahí dentro?"

By Andrea (mi hija)

sábado, 13 de febrero de 2010

El lenguaje de mis caderas






Él contiene la noche;
sus palabras y sus secretos,
y murmura silencios
que se extienden por mis piernas.

Él contiene el olor
de la brisa que llega mojada
y la sílaba exacta
que acaricia mi vientre.

Él contiene historias en sus ojos
y en sus labios una dulzura que calma;
él contiene el azul
que hace temblar mi cuerpo
despacio, muy despacio,
mientras yo sólo tengo ausencias
en un jardín ambulante
con indecibles muertos en los árboles.

Él contiene mi llanto, mi risa,
        y el lenguaje de mis caderas.

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed