domingo, 1 de agosto de 2010

Preguntas sin respuesta

.

Foto: extraída de la red (*)


No me gusta que prohíban gratuitamente y menos que lo hagan manipulando.

Si algo valoro en este mundo es la coherencia, no soy especialmente taurina, aunque reconozco que he disfrutado con alguna corrida de toros, y, sí, veo arte en el toreo, sobre todo cuando está bien ejecutado.

No me atrevo a ir en contra de las corridas de toros porque si lo hiciera tendría que dejar de comer carne y pescado y por la misma razón me debería oponer a la caza, a la pesca y —llegando a los extremos— a no comer ningún fruto hasta que no cayera de su árbol . No creo que el toro de lidia sea maltratado (más bien es mimado en su "larga" existencia en comparación con otras reses, claro) ni tampoco que ningún taurino disfrute con su muerte. Para el que no conozca la fiesta de los toros, ésta premia una muerte limpia con una primera estocada, y si esto no sucede, el torero llega a ser abucheado e incluso “castigado”. Es la suerte suprema, yo no soy mucho de extraer valores, pero si algún valor se desprende de ella es la muerte digna y con el menor sufrimiento.

Mi abuelo tenía una nave de gallinas ponedoras, mi recuerdo de pequeña era el de verlas a todas en una especie de estanterías metálicas con jaulas asomando solamente la cabecita, se me partía el alma y sin embargo seguí comiendo huevos y pollo, porque cuando pregunté por aquella situación tan denigrante para las gallinas en casa me respondieron que si sólo comiéramos los huevos de las gallinas de corral (que son las que viven en libertad y digamos el proceso natural), no habría bastante para alimentar a todos los que somos, yo solita deduje que antes de resolver el problema de la cautividad de las gallinas, habría que resolver otros más importantes como el del hambre en el mundo, claro que estos pensamientos son los de un alma inocente.

Después una se enfrenta al mundo real y la hipocresía se hace habitual.

Pero, a mis cuarenta y seis, me sigo preguntando por qué se prohíbe la fiesta de los toros con el argumento de que se infringe daño al animal, si les seguimos haciendo sufrir en el matadero con unos cuantos años menos de vida y para el mismo fin: comérnoslos.

O será que una descarga eléctrica, que muchas veces te deja con vida hasta que un cuchillo te abre en canal para que te desangres, es menos cruel que una espada, qué cosas.


(*) He ilustrado esta entrada con una foto de gallinas que se correspondía con mi recuerdo, pero si hubiera querido manipular hubiera publicado ésta:

.

.

48 comentarios:

egomanías dijo...

Querida Paloma, aunque no me gusten las corridas por el simple hecho que no son parte de mi idiosincrasia, debo decirte que me pertenece mucho menos la hipocresía de los políticos que imponen decretos y prohibiciones absurdas para desviar la atención de los problemas reales de los hombres y los animales, esta es la única respuesta que conozco a tu pregunta, desgraciadamente la hipocresía política de quien nos comanda en cualquier parte del mundo.
Un abrazo para ti, de quien de prohibiciones absurdas se aburrió hace mucho tiempo.
Leo

Amadeus dijo...

¡Olé Valiente!
Pues te digo que casi voy a Barcelona para asistir a la corrida de este domingo, y eso que no soy un asiduo de la fiesta.
Libres besos, marineros y taurinos.

Pd. En después hablamos del Frente de Liberación de las Hortalizas. Que es un escándalo ver hasta donde llega el pensamiento único , todas esas hortalizas alineadas en el campo como si fuera un desfile militar … Viva el libre desarrollo de la hortaliza libre en el huerto libre :-)

Begoña Leonardo dijo...

Tu exposición merece mi respeto y además tienes razón, pero no en todo. La prohibición no me parece bien, y por supuesto que el toreo es un arte y como tal debe ser estudiado y respetado. Vivimos en una época diferente a la de esos grandes toreros, donde quitarse el hambre era el principal objetivo. El hecho de que se mueva tanto dinero, haya tantos especuladores y viciadas experiencias para llegar a ser figura del toreo, lo enturbia. No tengo cultura torera, en mi casa nunca la hubo y a lo mejor por eso no entiendo que el toro muera en escarnio público en una masacre sanguinaria y bárbara.

Arte sí, libertad sí, la vida digna. Siempre.

Besitos.

mariajesusparadela dijo...

Si la muerte es rápida y lo más indolora posible ( y para eso hay normativas abundantes), no puede compararse al sufrimiento durante horas de un animal, para que alguien se divierta.
Si las leyes no existieran seguiríamos en la ley del más fuerte.(Y cada ley es una prohibición)

andres rueda dijo...

Por segunda vez expresas mis pesamientos mejor que yo...

felicidades

Andres

Eastriver dijo...

Los toros estaban prácticamente muertos en Catalunya, tenemos sólo una plaza que se llenaba con cuatro de aquí más los autocares que venían de fuera. Luego rodeaban a José Tomás con la senyera, como si aquí nos pirrásemos con sus giros y sus espadas. No, no me gustan los toros, y aquí gustan a bien poca gente. Me parecen un espectáculo cruel (espectáculo dije... de eso me quejo, por eso me alegro que se hayan prohibido). La sociedad cambia, las costumbres se modifican, cosas que ayer veíamos bien e incluso divertidas (los chistes de Martes y 13 de Mi marío me pega, mi marío me pega... no sé si los recordarás) ahora nos parecen terribles. Esto no significa que esté todo hecho. Queda mucho, muchísimo. Pero lo mismo que celebro que en Catalunya no se mate a ningún animal en una perrera, celebro también esto. Creo, sinceramente, que ahora somos una sociedad mejor, como es mejor una Inglaterra sin caza del zorro. Con las contradicciones que quieras, que desde luego existen lamentablemente, pero mejor. Un abrazo antitaurino.

maile dijo...

Pues yo lo siento. siento no haberme decidido aun. Ando entre dos aguas.
Me gusta el arte del toreo, pero no he sido capaz de aguantar mas que una corrida en vivo. Las veo en la television, alguna vez, que parecen mas "de mentira", mas " de plastico"... Aun asi, nunca puedo ver el final porque me duele.
Creo que vote una Constitucion que nos da la libertar de elegir tanto como la libertad de no estar deacuerdo. Y Creo en Ella.
Si el pueblo catalan, decide no estar conforme con la tradicion de las corridas de toros, debe prohibirlas, porque esta en su derecho. La Constitucion se lo otorga. Pero tambien creo que todos aquellos que no esten de acuerdo con esta postura deben ser respetados, dejando aparte la cuestion de si mantener esta "tradicion" debe ser vista desde la esquina del animal o del hombre con tradiciones arraigadas.
No me gusta el "maltrato" que sufre el animal para disfrute del que lo contempla, pero no puedo evitar que la "faena" del torero ante semejante embergadura con cuernos me resulte... no se como decirlo sin ofender... atrevida al menos.
No creo que el matar ballenas a arponazos, o focas a mazazos, sea en conciencia justo si no es para comer... tampoco lo creo si se trata del toro.
Uno se debate entre dos maneras de ver el tema. Pero lo que si tengo claro es que culaquier postura es repetable aunque no se comparta, al menos en este caso.

Saludos señora Paloma.

Jose Zúñiga dijo...

No soy taurino. He visto alguna corrida de toros y no he disfrutado con ello.
Tampoco soy prohibicionista, si la fiesta debe morir que muera de forma natural:por falta de público.
Y quiero mojarme: suscribo de pe a pa lo que dices.
Bss

J.Lorente dijo...

Hola, Paloma... Mal día he elegido para encontrarte, Guapa.

No lo puedo evitar, soy antitaurino... Pero eso no quiere decir que no me preocupen las gallinas. ¿No tenéis otro argumento? Nadie dice lo contrario, pero lo que se debate últimamente es la Fiesta de los Toros... Lo de las gallinas y otras especies es un debate que también está en la calle, pero no se le da tanto bombo porque no es una cosa que se vea a cada momento en la tele (Para que me entiendas)... De hecho, no conozco a ningún criador de gallinas que se haya casado y haya protagonizado ningún escándalo con una modelo o algo parecido.

Estoy de acuerdo con que unos animales mueran para que otros subsistan. No deja de ser una Ley de la Naturaleza, puro funcionamiento del Ecosistema. Si somos depredadores, no es por gusto, sino por naturaleza. Pero de ahí a llevar nuestras necesidades fisiológicas a la categoría de Arte, hay un trecho que me niego a aceptar. Como me niego a aceptar que pasemos del Uso al Abuso (caso de las gallinas).

Un Beso Torero, Paloma... Y cuidado con los Gavilanes ;)

Paloma Corrales dijo...

Tú lo has dicho Leo, hipocresía, lo has entendido perfectamente.

Besos, un puñao bien grande.

Paloma Corrales dijo...

Amadeus, aunque fui a alguna corrida, ya he dicho que no soy taurina, simplemente quería llamar la atención sobre la incoherencia, que no nos vendan motos extrañas... y sobre todo que no nos manipulen la información, creo que ha quedado bien expresado con las dos fotos, la segunda es la consecuencia de 28 días hacinados los pollos con ciclos de luz artificial y engordados con pienso... no me gusta, no me gusta el sufrimiento de los animales, pero entiendo que mientras tengamos el mundo que tenemos es necesario criar pollos artificialmente para no morir de hambre.

Besos y gracias.

elintimistasecreto dijo...

No creo que el problema haya tenido nada que ver con cuestiones de arte o de protección a los animales. Para ser congruentes, para preservar de un trato indigno a los animales, deberíamos hacernos vegetarianos o, mejor todavía, hacernos budistas. De paso, tampoco estaría más un poco más de cordialidad, de sensibilidad, de empatía, con los semejantes que circulan a nuestro lado todos los días.
Dicho esto, y confesando mi ignorancia sobre el mundo del toreo, lo que sí digo es que desde luego el torero no es un cazador con un rifle de mira telescópica, es un tío (o tía también, creo) con un par de narices que se juega la vida delante de un animal salvaje de media tonelada y una cornamenta que no es un adorno de la naturaleza.
Besos.

gaia56 dijo...

No me gusta que se prohíba, no me gusta que me manipulen con un debate que tenía otros objetivos... estoy de acuerdo contigo.
Un beso

Paloma Corrales dijo...

Mariajesus, creo que las leyes son necesarias, no discuto eso, ni esto pretende ser un debate, sólo una reflexión, pero el toro en la plaza no tiene horas de sufrimiento, una faena dura diez minutos (la lidia completa unos quince) respeto que haya gente que no le guste, lo que me molesta es que se quieran imponer criterios con ese argumento de sufrimiento del animal, sobre todo un parlamento que sigue permitiendo los correbous y los financia con dinero público. Tú tienes caballos, no dudo que les darás el mejor trato, pero acaso un bocado no hace sufrir al caballo (no me imagino que me impusieran obediencia con bocado y riendas, pero es que tampoco soporto la teoría de que los animales son como las personas, me encantan, pero nunca querría a un animal como quiero a un amigo, nunca) ¿y una espuela o una fusta?. Se ponen imágenes del toro ensangrentado, esa es la manipulación, pero no nos muestran ninguna de la vida privilegiada que han llevado en las mejores dehesas, en libertad, con los mejores veterinarios y durante cinco largos años, los que mueren con la descarga eléctrica y el cuchillo han sido criados y engordados durante un año en granja para el consumo, y no es una muerte rápida, nadie me lo ha contado, antes de escribir esto visité un matadero... Lo siento, no me lo creo.

Besos.

Paloma Corrales dijo...

Bego, guapísima, que casi te salto, es la prohibición tan hipócrita lo que me ha hecho expresarme, no creo que sea un espéctaculo sangriento, o al menos no más que el de la foto de abajo, probablemente la fiesta desaparecería por educación y evolución, no lo sé, lo que me averguenza es que prohíban las corridas de toros y no lo hagan, por ejemplo, con los correbous, y sobre todo que lo haga gente que come carne y pescado, hablo de coherencia.

Besazo.

Paloma Corrales dijo...

East, respeto que no te gusten los toros, pero sigo sin entender que se prohíban bajo el pretexto del sufrimiento animal, lo siento no me lo creo, ya he dicho lo que tendría que hacer si me opusiera a ellos, de hecho creo que ahora dejara de exisitir el toro de lidia, al menos en Cataluña y era uno de los pocos animales que era criado con mimo y cuidados para al final matarlo (como a todos los que nos comemos) por no repetir, que el mismo parlamento no ha incluido los correbous en esta prohibición, ja, claro es que no se mueren, sólo se achicharran los ojos, se les pega, se les ata y se les encierra en un cajón para su transporte de un sitio a otro y así a lo largo de su vida, más ja.

De la misma forma que no entiendo que prohíban dejar de fumar y el gobierno siga vendiendo tabaco y llenando sus arcas con los impuestos. Ser coherente, es algo muy, muy difícil.

Una abrazo de libertad, que sí me importa.

Paloma Corrales dijo...

Saludos, señora Maile, se trata de respetar, eso es, si la fiesta ya estaba de capa caída en Cataluña, por qué está prohibición... ya he hablado de los correbous, en Canarias también están prohibidos y sin embargo existen las peleas de gallos. Ya he comentado antes que si me opongo al sufrimento del animal, me debo oponer a todo, o que me expliquen la diferencia, tampoco deberíamos ensillar caballos y ponerles bocados, y creo que usted disfruta del Rocío... o comer los pollos de la foto de abajo, en fin.

Besos.

Paloma Corrales dijo...

Eso es Jose, que se acabe porque eduquemos y evolucionemos, no por absurdas prohibiciones que además cuestan mucho, mucho dinero, con la que está cayendo.

Beso.

Amadeus dijo...

Tampoco soy taurino Paloma, en lo que me va de vida asistí a dos corridas como máximo. No obstante, pienso que hay una verdadera dimensión estética en la fiesta taurina y si me atreviera diría casi diría “metafísica” y nada más que por esta razón merece ser defendida. Aun más cuando la dimensión “sufrimiento” del toro ni siquiera está demostrada científicamente; sería más bien al contrario, con los datos actuales. De una manera más extensa, todos estos “movimientos de sensibilidad contemporánea” (del sufrimiento de los animales, pasando por las prohibiciones del tabaco, la velocidad, el culto del cuerpo / salud, las cámaras de vigilancia y un largo etc… ) me dan un miedo terrible y me suenan como sistemas de control social dignos de un episodio de Orwell y exactamente como la otra cara de la moneda, la indiferencia social, la atomización individualista, el egoísmo de la lucha de todos contra todos… No es un problema de “incoherencia”, creo, sería más bien perfectamente coherente dentro del paradigma de la inhumanidad. Otra cosa es que las personas tengan opiniones al respecto, en si respetables y sin duda de buena fe. Pero como se dice: el infierno de buenas intenciones está pavimentado…
Está prohibido prohibir escribíamos allá por el 68…
Besos

Paloma Corrales dijo...

J. Lorente, respeto que seas antitaurino, como intento respetar todas las opiniones diferentes a la mía, pero por favor, no utilices el plural con "el no tenéis otro argumento", es MI argumento, y está basado en mi propia experiencia y en mi propia y meditada reflexión, lo de las gallinas me tocó vivirlo de pequeña y ya me hizo pensar (no tengo la culpa de que mi abuelo tuviera una nave de gallinas), pero podría poner mil ejemplos, de hecho ya se han citado algunos, focas, caballos, etcétera... Por otro lado me pierdo con tu alusión a lo del escándalo de un torero que se casé con una modelo ¿qué tiene que ver?

Forzamos continuamente el ecosistema porque tenemos un mundo superpoblado que alimentar, por eso comemos los pollos y los huevos que se corresponden con las fotos y no los de corral como sería natural, en esa forma artificial de "producir" animales es donde encuentro mucho sufrimiento, que sólo consigo disculpar por eso: porque si no moriríamos de hambre, y de repente prohibimos una práctica que al menos (independientemente del arte o no, que es subjetivo como todo el arte) cría toros en condiciones envidiables y los deja vivir largo tiempo, lo siento sigo sin entenderlo, pero ya sabía que era una pregunta sin respuesta.

Besos coherentes, no me preocupan los gavilanes ;-)

Paloma Corrales dijo...

Pues tú los has dicho Intimista, este es el mundo en el que vivimos y esta la hipocresía que nos acompaña, no repetiré lo que vengo diciendo, yo también pienso lo mismo, y evidentemente creo que podíamos emplear un poco de esas energías en hacerle la vida mejor a nuestros semejantes y si esa empatía que se desarrolla con los animales y tan de moda, fuese empleada para con nuestros congéneres, otro gallo nos cantaría.

Besos y besos.

Paloma Corrales dijo...

Gracias por entenderlo, Gaia 56.

Besos.

Paloma Corrales dijo...

Amadeus, suscribo lo que has expuesto, pero sigo que pensando que es una cuestión de coherencia, me aterroriza pensar que alguien se le llenen los ojos de lágrimas cuando muere un toro en una plaza y se quede impasible ante la muerte de seres humanos que soportan injusticias cada día, empecemos la casa por los cimientos, no por el tejado.

Y sí, hay que prohibir (aunque no me guste, a día de hoy creo que la anarquía es una utopía, desgraciadamente), es necesario para la convivencia, las normas son justas si sirven para resolver conflictos, para aumentar el grado de bienestar y aumentar las posibilidades, el repeto a la norma si es justa supone una ampliación de la libertad colectiva, pero es que no veo esa ampliación de la libertad colectiva en esta prohibición...

Más besos.

Paloma Corrales dijo...

ANDRÉS, Andresito, que te he perdido por el ciberespacio, me alegro que compartamos el mismo pensamiento, sobre todo porque sé que eres un artista con mucha sensibilidad.

Besos, muchos.

Bletisa dijo...

Yo no estoy de acuerdo con tu argumento Paloma.
Somos depredadores y comemos carne. No es comparable con el sufrimiento gratuito y por diversión.
En fin, yo espero que desaparezca en todas partes pero no porque lo prohiban sino porque la sensibilidad de la gente así lo determine.
Un beso.

Paloma Corrales dijo...

Sin embargo yo comparto plenamente tu argumento, Bletisa, que sea la sensibilidad de la gente la que lo determine si absurdas imposiciones, y sin tanta tontería, si quisieran realmente la mejor calidad de vida del animal, bendecirían la fiesta que le permite al animal esa vida larga y privilegiada, sólo enfrento la vida y muerte de los unos y de los otros, y no me puedo quedar solo con la muerte de la plaza olvidando la de los mataderos, no me cuadra, lo siento, y si en el panorama actual del mundo animal como ya he dicho y que tú aceptas porque somos depredadores, hago un extraño ejercicio de empatía y tengo que elegir, quiero ser toro de lidia, sin dudarlo.

Un beso.

Liliana G. dijo...

En mi cultura no existe el toreo y visto desde afuera es fácil opinar sin quedar demasiado mal parado. Lo cierto, querida Paloma, es que me horroriza el hecho del espectáculo a costa del animal, y esto abarca a los animales de circos, ferias, películas, etc.
Una cosa es matar para comer y otra lucrar con los pobres bichos a los que no se les ha pedido opinión ni han firmado contrato.
De todos modos, estoy en contra de la prohibición arbitraria, no rebatiré argumentos porque, como he dicho, la distancia y la cultura son distintos aunque aparenten lo contrario.

Yo también estoy cansada de las hipocresías, casi 55 años de ellas, es mucho para aguantar, pero lo cierto es que uno puede cambiarse a sí mismo pero no puede cambiar a los demás, por lo tanto, trata de comprender.

Besazos amorosa.

Eastriver dijo...

Paloma, odio cualquier espectáculo con animales, sea en Pamplona o en Vilanova i la Geltrú, se llame toreo o se llame como se llame. Creo que una sociedad es mejor cuanto más respeta a sus animales.

¿Por qué algo que creo que es un avance se contamina con el tema identitario? Lo contaminan desde fuera, porque el Parlament reconoció que la tradición de los toros era también de aquí. No, no... me da igual de donde sean los toros, me da exactamente igual, que no se contamine la historia. Luego seré tan catalanista como me apetezca, tan independentista como me dé el punto incluso, pero una cosa no tiene nada que ver con la otra. Yo trato de ni mezclar ni confundir. Toros no; es mi opinión´y la de la inmensa mayoría (la plaza de la Monumental hoy estaba sonrojantemente vacía). Tenía quince años cuando me sumé a ADDA y por eso, sólo por eso, ahora soy feliz. Un abrazo y gracias por aceptar la disparidad de criterios, ojalá todo el mundo la aceptara con la misma elegancia y respeto a la decisión ajena.

Las hojas del roble dijo...

Suscribo una a una tus reflexiones, Paloma

Juanma dijo...

Yo sí soy taurino. Y me parece que nada más tengo que decir, o que no quiero, o no me apetece. Yo qué sé.

Muchos besos, eso sí, por descontado.

Las hojas del roble dijo...

Por cierto, muy agradable tu blog.

José Antonio Fernández dijo...

Paloma, No comparto en absoluto tu postura. Este debate está politizado desde fuera de Calaluña. En Canarias hace años que se han prohibido las corridas y nadie dijo ni pío. Claro, al ser en Cataluña ya es diferente. Como te dice un comentarista, aquí la mal llamada fiesta está más que muerta, sostenida con dinero público y decenas de autocares cargados de extranjeros. Aquí, a la gran mayoría no gusta. Hay que pensar que esto se ha conseguido por iniciativa popular, que ya tiene su mérito, obligando a los políticos a debatir en el Parlament. Se dice que hay política, pues por supuesto, ¿en dónde no hay política? A mí lo que me interesa es el resultado y este lo he aplaudido.
Entrando en el meollo, yo no veo arte por ningún lado, para mí el Arte es otra cosa. Espectáculo, sí.
Dices bien que los animales, eso son, animales. Fernando Sabater, protaurino expone que si a un animal se le quieren dar derechos, habría que pedirle deberes. Entiendo que esa argumentación es un juego de palabras con mucha retórica. Un animal hay que tratarlo como animal y es cierto que la ONU no tiene la DEclaración de los Derechos de los Animales, pero no podemos tratarlos como nos venga en gana. No vamos por la calle apedreando perros, matando gatos, todos entendemos que eso no está bien, pues sabemos que sufren.
Para no estirar mucho mi argumentación, diré que el toro sufre muchísimo, muchísimo, eso no lo duda nadie y yo no voy a ver un espectaculo donde se exponga ese tipo de sufrimiento gratuito. Que se ha votado en Cataluña y afecta sólo al ámbito catalán. Que toda ley es una norma de conducta y por definición toda norma es obigacionista, así funcionan las sociedades avanzadas. Y que estoy muy contento de que en Cataluña sea abolida para siempre este festejo sanguinario y deseo que con el tiempo otras comunidades se apunten.
Un abrazo.

Manolo Jiménez dijo...

Pues yo soy taurino. Me gustan las corridas de toros, los tentaderos y ver los toros en las dehesas. Me gustan las capeas y conozco tanto las de mi tierra como las del Levante. Y algunas corridas son una carnicería, pero otras son arte. Así de simple.

Tengo conocidos toreros, y casualmente, todos los toreros que pueden acaban teniendo ganadería. Creo que sin conocer como se crían los toros, faltan elementos de juicio en este "debate".

Por otra parte los toros embolados son algo digno y por supuesto que el toro no sufre nada en comparación a una faena bien hecha. Por supuesto. Y tampoco sufren los cerdos en las ganaderías de cría intensiva (el 40% en tierras de personas "sensibles" con los animales hasta la prohibición)

No me extiendo más.

Abrazos.

Pulgarcito soñador dijo...

Maravilloso. Desnudaste la hipocresía. También, creo, lo hizo muy bien Calamaro. No me atrevo a hablar del tema porque no sé. Pero para sostener los fundamentos de los "puritanos", el hombre, prácticamente,debería desaparecer de la faz de la tierra, o vivir del aire.
Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

LILIANA, EAST, LAS HOJAS, JUANMA, MANOLO, PULGARCITO Y EN GENERAL PARA TODOS...

No entré en un debate político que bien lo hubiera podido haber hecho, expresé una opinión reflexionada desde mi experiencia personal, no ha habido ningún argumento que me haya hecho cambiar de opinión, tampoco lo esperaba (de ahí el título de la entrada).

Ahora bien, la decisión política es la que me parece absolutamente hipócrita, por los motivos antes expresados y sobre todo porque no han incluido en la prohibición los correbous, "ya lo haremos más adelante"...
Imaginemos una república independiente: "Palomuña" que prohíbe la pena de muerte, bien, estoy en total desacuerdo con la pena de muerte, el derecho a la vida me parece indiscutible, hasta aquí espero que estemos todos de acuerdo, pero sin embargo a Palomuña se le olvida prohibir las violaciones, a pesar de la vejación y de la humillación que supone para las mujeres, y argumentan: -ah, cómo no se mueren, a esa prohibición ya nos enfrentaremos más adelante... No, lo siento, para mí eso tiene un nombre y es HIPOCRESÍA, si te interesa el ser humano te interesa en todos sus aspectos, no el de la muerte exclusivamente. Eso es lo que ha hecho el parlamento catalán, o al menos yo lo veo así respecto a los correbous. Por eso no puedo aplaudir esa iniciativa.

En cuanto a los animales, creo que casi todos nos asumimos como depredadores y comemos carne, justificamos la muerte en el matadero y la corta y mala vida de las reses o las gallinas por este mundo que necesita alimentarse, y resulta que para el tema de los toros de lidia, se ignora y se pasa por alto la vida privilegiada que llevan estos animales y sólo se contemplan los diez minutos de la plaza, no me parece justo, a aquel que de verdad le gusten los animales (y a los ganaderos les gustan mucho) pensará en TODO, y valorará, no se puede sacar de contexto y manipular, de ahí las fotos.

Y por último, os contaré otra experiencia personal, yo tenía un perro, un san bernardo; Lucas, el pobre murió en octubre de 2009, ahora tengo un labrador adoptado. Bien, Lucas era epiléptico, y el verano pasado sufrió la peor de sus crisis, 72 horas convulsionando, os ahorraré los detalles porque no son muy agradables, el caso es que yo intenté curarle, no sólo casi acaba conmigo, es que me gasté una fortuna, probablemente lo volvería a hacer, el corazón es el corazón y cualquiera que tenga animales lo sabe. Ahora bien, no estoy muy orgullosa de haberlo hecho, es más en su momento se me planteó un problema ético que todavía no he resuelto, son esas cosas que aparcas para no enfrentarte a ellas, pensaba (y pienso) con qué derecho me gasto esta fortuna que podría salvar un buen puñado de vidas humanas en un perro, hay gente que no tiene ni para una vacuna, no es muy coherente de mi parte, creo, y asumo mi incoherencia pero no dejo de preguntármelo. Mi abuelo, el de las gallinas, tenía perros, los vacunaba de la rabia y les alimentaba de sobras, si alguno enfermaba, o se curaba solo o se moría… ¿era peor persona?

Por eso me asusta que las sociedades sean más desarrolladas porque respetan más a sus animales, ¿a qué precio? ¿al de olvidarnos de nuestros semejantes?.

Muchas gracias a todos por expresar vuestras opiniones.

María Socorro Luis dijo...

Dejando de lado los argumentos, que casi siempre derivan en contradicciones , te diré amiga Paloma que soy total y absolutamente antitaurina. No me entra en la cabeza como se puede divertir la gente contemplando la tortura tan terrible y tan prolongada, que se les da a los toros.
Claro que también me indigna la tortura a las focas, a las ballenas, a los patos... y aplaudo de corazón, la decisión - política, porqué no?- de los parlamentarios catalanes.

Con mi cariño de siempre. Soco

Paloma Corrales dijo...

Gracias Soco, querida, a mí me cuesta mucho aplaudir la hipocresía (era de eso de lo que hablaba), pero agradezco enormemente que hayas expresado tu opinión, para mí muy respetable.

Beos con todo el cariño.

nocheinfinita dijo...

Siento no estar de acuerdo con tu entrada.

¿Que existe el Arte en el toreo? Totalmente de acuerdo, y mucho.

¿Que el toro no sufre en la plaza, durante la lidia? Creo que el toro sufre, cuando le pincha el picador, cuando le ponen 6 u 8 banderillas, y sobre todo cuando le pinchan para matarlo, una dos o más veces.

Expertos veterinarios creen que “los toros destinados a la lidia, como el resto de bovinos, sienten dolor y sufren en la arena de la plaza”, y que esta “opinión se basa en la ciencia irrefutable de la anatomía, la fisiología y la neurología que gobierna los receptores del dolor en la piel y los músculos de los bovinos.

Que somos una sociedad hipócrita? También.
Deberian prohibir muchas fiestas populares, donde se maltrata todo tipo de animales... ya lo han dicho en los comentarios anteriores.

yo me pregunto, muchos de los que van a las plazas de toros, lo hacen por ver arte? o es morbo. ¿Qué hay de cultura en la lidia? ¿Qué es lo que nos divierte? Podrían inventar un torito mecánico, como en las ferias y que expresen su arte taurino los toreros.

Y sí, soy de las que como jamón... :))

Un beso y disculpa mi primer y largo comentario. Gracias por el post, se aprende mucho debatiendo.

alma dijo...

Perfecto Paloma!
Un post totalmente coherente.
Soy taurina y no me considero maltradora ni insensible...
http://www.youtube.com/watch?v=VjJ-3WuHfvU

Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

nocheinfinita, primero, bienvenida ;-)

No voy a discutir si el toro sufre o no, seguramente sufrirá, pero también sufren el resto de los animales que nos comemos, y algunos que no nos comemos como los caballos con el bocado, por no hablar de los laboratorios que los utilizan de cobayas (ojo, que me parece necesario). Tampoco puedo discutir el arte, es tan subjetivo que sería una charla sin fin, no lo ves, pues bien... nadie te obliga a asistir a una corrida de toros. Con lo cual sigo sin entender la prohibición por el sufrimiento del animal, sería más correcto porque supuestamente creen que alguien disfruta con el sufrimiento del animal, y ya te digo yo que no, que nigún taurino disfruta con el sufrimiento del animal.

Gracias por dejar tu opinión, y ten cuidado no manifiestes que sientes placer al comer jamón (es broma).

Besos.

Ps. al final con el fondo de la cuestión estabas de acuerdo, la hipocresía.

Paloma Corrales dijo...

alma, gracias, me alegra que así lo vieras, yo tampoco me considero maltratadora ni insensible.

No puedo ver el enlace, cachis...

Besazo.

Paloma Corrales dijo...

Ay, alma, te dejo el enlace de un artículo de Almudena Grandes que creo te gustará:

AQUÍ

Más besos.

nocheinfinita dijo...

Paloma: Muchas gracias por acogerme en tu blog.

He leído el enlace que has puesto al artículo de Almudenas Grandes, es lo que tienen los grandes escritores (y ella me lo parece) que escriben tan bien, que casi te convencen...

*Seguro que coincidimos en muchas cosas :)

alma dijo...

Genial el artículo de Almudena.
Gracias Paloma.
A ver si copiándo esta dirección puedes verlo.


http://www.youtube.com/user/SOYTAURINO

Besos!

Paloma Corrales dijo...

Ahora sí, alma, ahora sí. Gracias.

Besazo.

Rosg dijo...

Querida Paloma: Respeto tu opinión sobre lo que dices de los animales y los toros, en algunas cosas estoy de acuerdo contigo, pero creo que no se puede comparar una cosa con la otra y aúnque sí hubiera algo en común entre ambas, el hecho de que haya maldades por todos lados no nos debe impedir tratar de solucionar aquellas que podamos.

Opino que matar animales para alimentar a la gente puede ser una burrada, pero somos carníboros, las proteínas nos son necesarias. Otra cosa es cómo se mata a los animales en los mataderos. Pero lo que sí sé es que, sea como sea que se haga, nadie acude en tropel a esos mataderos, vestidos de domingo, con hermosos puros y mantones a ver como se hace y luego sale a la calle contento y satisfecho de lo que ha visto y encima lo llama "fiesta".

No es contra las corridas de toros o la "fiesta" contra lo que se dictan leyes. Es contra el "maltrato al toro". Y en una corrida hay un maltrato sistemático, estudiado, morboso y absolutamente degradante para SEIS toros. La sola idea de pensar que haya personas que disfrutan viendo semejante acción salvaje, me avergüenza como persona y me hace sentir pena por que haya un país que considere que eso es una "fiesta nacional".

Ahora bien, si de verdad se desea conservar la fiesta, me parecería bien. Es muy sencillo:
el toro sale "limpio" a la plaza de golpes, drogas y otras lindezas que suceden cuando pocos lo ven y luego no necesita ni banderillas, ni picaduras, ni estocadas. Un enfrentamiento entre el hombre y el toro a "pelo" luciéndose en el primer tercio y en el segundo e imitando una estocada que sea incruenta, en el tercero. La fiesta sería la misma, tendría sentido la existencia del toro y podríamos saber si los toreros son realmente tan valientes como nos quieren hacer creer. Y sobre todo sería una FIESTA de verdad.

Me pregunto porqué no se armó el mismo lío cuando las corridas (de toros) se prohibieron en Canarias. De todo hacemos una cuestión política.

Un besote rubia, sigo leyéndote.

Paloma Corrales dijo...

Mi querida Rosg, no voy a entrar en ese debate, no es el mío... pero tú sola lo dices, y yo creo haberlo expresado suficientemente claro; nos comemos a unos y a otros (a los del matadero y a los de la plaza), la diferencia de los de la plaza es que han tenido una larga vida llena de cuidados y mimos, estuvieron con su madre mamando durante meses, vivieron en una dehesa… etcétera, y cambian su forma de morir; un matadero y su descarga, por diez minutos en la plaza con espada. Perdona, pero sigo sin creérmelo.
Por todo ello, no se debería prohibir la fiesta por el "maltrato al animal" (esa es la HIPOCRESÍA) porque en la escala de los que nos comemos es un absoluto privilegiado (esto es un hecho irrebatible y fácil de constatar) o sea que deduzco que se prohíbe o se persigue que algunas personas disfruten con ello, como tú dices, quizá tengan otra perspectiva u otra forma de mirar o entiendan que es arte… No soporto el pensamiento único y mucho menos las imposiciones. Y para nada la hipocresía. Está prohibido, bien, habrá que respetarlo, pero, por favor que no digan que es por maltrato... es como si yo quisiera luchar contra el hambre y empezará por ocuparme de la dieta de los marqueses. Insisto en lo que ya he repetido, hablo de hipocresía.

Besos, guapísima.

Ps. hay animales que sufren también para el disfrute de los humanos y ni siquiera los comemos, ¿o qué es la hípica? ¿y el zoo?, por no hablar que encerramos a animales en nuestras casas privándolos de su libertad natural (peces y pájaros) para recrearnos durante toda su VIDA, ¿deberían prohibirlo?.

La coherencia es muy complicada.

Anónimo dijo...

http://www.goear.com/listen/ca7b5fa/torero-renato-carosone
y...tatachannnnn!!
http://www.goear.com/listen/314931d/torero-puto-armando-palomas
Ninguno de los dos opina igual
Pero a mí las corridas
(incluyo aquí todas las que son)
me parecen una cosa
muy fenomenal!!!

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed