martes, 11 de diciembre de 2018

(lo que queda)




























en lo sutil de mis ojos
una mantis religiosa
en la garganta
el mismo son azul
la misma apertura
a punto de
siempre a punto de
¿el origen?
¿el amor?
¿la resistencia?
en el jardín
—con sonido de escamas—
el fondo
y el silencio
la presunción de vida
sus intervalos.

martes, 13 de noviembre de 2018

(te recuerdo)























un sol
no tiene
no tiene causa
pero brilla
y dispara
la estirpe de su luz
en ella
nosotros
—tan futuros—
nosotros
cuando ángeles.
foto: brooke shaden

sábado, 10 de noviembre de 2018

(lo mínimo)























una escritura
de follajes trenzados
ojos prendidos
surcos y dioses
como si un pensamiento y su talla
—la sed
la obsesión
el cuerpo—
una semilla
aunque sea de amor
una gota
aunque sea de muerte.
foto: chris anthony

jueves, 8 de noviembre de 2018

(de luz)




















de luz
de su desequilibrio
y de su imán
de lo brillante
de todo lo que bulle
y baila
de luz
de sus matices
apresurados
(si no nos lleva)
de su exceso
y sus válvulas
de luz
de luz
un balcón en la noche
un segundo por piel.



                                     [madrid, 22 de septiembre]
foto: masao yamamoto

martes, 23 de octubre de 2018

(la mitad de un liquen)























me alimento
de los acordes
que se derrumban
sin querer
de la humildad
del polvo
que confirma
la desidia
de la luz a deshora
me alimento
ya no calculo
ningún temblor
pero a veces
la luna.
foto: anka zhuravleva

jueves, 23 de agosto de 2018

(como ellas)























decidle al mundo
que saint tropez
cabe en una cuchara
que a veces hacen daño
los instantes
verdejos
y que la luna siempre riela
decidle
que las mujeres hablan
otra lengua
infinita y cercana
las noches de calor
cuando el vino
y las sardinas
corred
como ellas
decidle al mundo.

                                        [a ellas]

foto: anka zhuravleva

domingo, 1 de julio de 2018

(que no se me olvide)























con la ruta perdida
y un recuerdo de sal
santifico
este poema
para que tenga frutos
música
azul
y boca
para decirlo
donde lo imprevisible
y caer
en la tentación.
foto: chris anthony

jueves, 28 de junio de 2018

lunes, 25 de junio de 2018

(en los hilos)

















sólo el poema que regresa
como si un saharaui
y su sonrisa
o un refugio en el refugio
frecuentemente
en los hilos
abriéndome los ojos.

                                (a Andrea)
foto:  patricia pascual

jueves, 21 de junio de 2018

(me hablas)




















a quién voy a contar
la filigrana
de un pájaro
a quién voy a leer poemas
tú sabías el hueco
y no fuimos a Roma
me hablas
en la cocina
de aquel verso de Paul Celan
los afilados ruidos de la escritura
me hablas
del corazón
y su nieve
de su frío imperativo
me hablas
tú sabías el hueco
y no fuimos a Roma.
pintura: edward hoopper

lunes, 18 de junio de 2018

(a la poesía)


















a la poesía
se llega sin aplausos
(es fulminante)
llegas sin tú
aceptando la carga
el vértigo
los remolinos
el soplo sobre el soplo
la nervadura
se llega —en fragmentos—
aceptando la muerte
ella te dice.
foto: lilya cornelli

lunes, 11 de junio de 2018

(ya)














ya sabes
cómo
ya la noche
y su blonda
ya sabes
dónde
ya el silencio
y su corteza
(yo perdida ya sabes)
—se hunde el agua
y te leo
y te escucho
terrenal y marina
y respiro
nada se mueve
el desamparo.

pintura: amadeo modigliani

martes, 22 de mayo de 2018

(fulgurante)























lo encendido se prende
y se apega a ti
no es la palabra
sino su luz
como las luciérnagas
al poema.
foto: jairo alvarez

viernes, 11 de mayo de 2018

(la puerta)























di que duele
como si te ahogara
como si rompiera
llama 
di que llevas
caballos de cristal
y la sangre pactada
en otro templo
llama (suplica)
di que ya estuviste
y no moriste
que nadie lo escribió.
foto: adam bird

lunes, 23 de abril de 2018

(vestido de sol)























qué forma
la tuya
de marcharte
tan dulce y tan jabato
qué rápida
tu luz
participándonos
qué grandes
tu amor y tu sonrisa
tu alma
y su pureza
qué suerte
que nos surcas
tan dulce y tan jabato.

(a Óscar)

martes, 17 de abril de 2018

Presentación recital de Paloma Corrales, Cuenca, 4 de noviembre 2017





Claves: ¿Cuáles son las claves de esta poesía que hoy y ahora nos disponemos a oír con el compromiso de ser interpelada por ella en un futuro cercano (con el compromiso, der engagement, en manera de libro)? ¿De una lectura en silencio de unas palabras que se arroban para sí mismas todo el silencio de la luz? Nuestro tiempo nos obliga a tener una relación silenciosa con la poesía, con el poema; nos obliga a la lectura silenciosa del poema, a preservar en lo más hondo de la conciencia ese silencio que de manera voluntaria guardan las palabras escritas, heridas profundas de la existencia, inscripciones en el talón de Aquiles del ser; son hoy en día esas palabras inscritas, rayadas, hendidas las que absorben esa poca luz de eso que llamamos poesía. Aunque oigamos hoy, esta tarde, ahora mismo estas revelaciones, más tarde tendremos que leerla para entrar en toda su dimensión de absoluto. La poesía de Paloma Corrales es estigmatización pura: posiblemente nos hallemos ante la última poesía teresiana, o la primera, pues si nunca hubo una, debería haber a través de ella una. ¿Existió alguna vez esta tradición? ¿Y que sería el teresianismo sino una mirada alucinada al mundo, al espacio, a la extensión que significa el mundo, y este a la vez achicado o vivido intensamente dentro de un cuerpo? Disociación de lo uno y lo otro en el cuerpo carnal del poema: estigmas, cada poema intenta ser el salto místico del estigma, de la señal que marca el estigma, y el poema mismo, como una encarnación del yo disuelto en el mundo, un estigma en las palabras mismas inscritas como heridas. Debemos prestar mucha atención, hoy y ahora a esta poesía que Elsa Taube-Hünder va a hacer reverberar a través de su voz azul, la voz que queda después de la tormenta; por esta voz quebrada y seca va a pasar el agua de unas palabras que vienen de una fuente incierta, pero que es la fuente de la trascendencia oscura. Cada poema de Elsa Tauber-Hünder (P.C) es un estigma, una señal, una marca de la existencia hecha con luz en el muro del ser: poesía teresiana. Las palabras de los palomares, o corrales aéreos de Gotarrendura, corrales aéreos hechos de barro y paja, de mampostería. Corrales circulares de mampostería con pequeños nichos para cada paloma, así queda inscrito que cada poema es un nicho oscuro, donde hay una vela, una luz, o una paloma iluminada en la noche. Hay que escuchar con atención a esta poeta, ahora, hoy, en el momento en el que la voz rota de nuestra poeta lleve hacia el aire el frágil poema a la vez roto del yo, las frágiles palabras, cuyo destino son romperse de nuevo en la vida; de nuevo devueltas las palabras a la vida para que de nuevo interpelen al otro, al que las oye o las lee. Estos poemas son muy frágiles, a veces crujen por sí solos en el silencio y la oscuridad, a veces son destellos de desesperación. De angustia en la misma alegría de la vida; son hondamente celebratorios, quieren dejar constancia del ser en los límites. Hoy y ahora en este momento en el que el poema marcará la cesura, la grieta de luz en el aire, la línea de silencio tenso que va de una palabra a otra, debemos escuchar y respirar como una piedra hasta ser participantes de la comunicación con el mundo y la experiencia que se nos propone. Aligerémonos de todo peso, abrámonos de toda oscuridad y escuchemos con los ojos cerrados en el sol de cada poema que aquí y ahora será leído, mandado al aire con el propósito de comunicar lo incomunicable, lo invisible. Así es la poesía de Paloma Corrales, de Elsa taube-Hünder.



miguel ángel curiel,  Talavera, finales de octubre de 2017
foto: oprisco

viernes, 13 de abril de 2018

(cuando no)


















cuando no
no la forma
no la corriente
no la promesa
no el gesto
ni la lentitud de las castañas
cuando no
sólo los nidos
son transmisores.
foto: masao yamamoto

sábado, 24 de marzo de 2018

(para decir mujer)




















se me llena la boca
se multiplica
se me llena de helechos
y transfusiones
de consistencia
y de milagros
de palabras esdrújulas
y extenuantes
la boca
almíbar
y jengibre
se me llena de orgullo
para deciros.



         a Berta, Mariluz, Esther y Gema, gracias.
ilustración: erika kuhn

miércoles, 21 de marzo de 2018

(cumpliré)























cumpliré
un poema
que se pliegue en los pliegues
junto a las grullas
y a los corales
un poema túnel
que no signifique
con su ruido de hombros
y sus balcones
un poema sin pájaros
cumpliré
de ti
como isla
hacia dentro.
foto: anka zhuravleva

miércoles, 14 de marzo de 2018

(me surco)























me contagio de insectos
y caracoles
me surco
para cavarme
      acuden bocas
que no recuerdan
si alguna vez amaron
nunca mueren.
foto: brooke shaden

miércoles, 7 de marzo de 2018

(ich schwimme)























soles y soles
alineados
para pulverizar
la tentativa
de lo inane
un delirio de vísperas
un salón sefardí
pétalos
ilegibles
y un alma
con su rostro de época

la palabra resuena
au-dessus d'elle-même

soles y soles
para pulverizar
el mundo
como rocío

necesidad de menos.


a Miguel Ángel Curiel
fotoa: anka zhuravleva

viernes, 23 de febrero de 2018

(fe de muerte)























tú no moriste solo
(estábamos nosotros)
ya sabíamos que morías
hacia la izquierda
entre pañales
después de
tan delgado y
tan perdido
en ciudades de nieve
como si un tutor de vencejos
y margaritas
entre pañales
tú no moriste solo
ni esa noche
—estábamos nosotros.
foto: lori vrba

miércoles, 31 de enero de 2018

(estratos)























lo puro
su presagio de ramas
un bosque
con peces que desovan 
pececillos
un verbo
de leche tibia
dos amantes súbitos
su fiebre de abejas.

foto: anka zhuravleva

martes, 2 de enero de 2018

(sembraré silencios)























sólo si llegas
con la ternura
anochecida
y un cortejo de pájaros
sustituye
a las palabras.
foto: masao yamamoto

Buscar este blog