sábado, 21 de abril de 2012

a expensas de la luz






proyectar un suceso,
su carga emocional, y repetirlo
como si fuera un círculo en el agua,
acomodarse al ruido,
dibujar otra casa y mudarse a ella,
ralentizar, muy poco a poco,
el tiempo de las nubes,
el sol que no amanece,
el frío de las ramas desoladas,
la tristeza en lo extraño,

pintar también geranios
y muchos saltamontes,
desordenar las sílabas
por y entre los vacíos de un viejo cuaderno,

elegir cualquier música
que imperceptible suene casi blanca

—el mismo rito—,

no pensar,        no decir,
            olvidar,
y entonces,

ser sólo roca y tacto,
mineral equilibrio que sustenta
la cobarde dulzura de los líquenes.

[foto: jaime mu]

20 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Produce escalofríos la lectura de estos versos, unos escalofríos que originan tus palabras, esa melodía que se mueve como una hoja de otoño en descenso, entra en el corazón y éste lo devuelve en forma de estremecimiento.
A veces dentro de las rocas fluye el agua que genera manantiales

Lidia dijo...

Qué preciosidad.

Bravo¡¡

(los tres versos de cierre son impresionantes, con perdón)

María García Zambrano dijo...

Es un poema bellísimo, con un arranque magistral, emocionante. Enhorabuena.
Un abrazo
María

Jorge Torres Daudet dijo...

Se me antoja un querer cambiar de sitio, de edad (volver a la infancia)
Pintas, con la belleza que siempre te acompaña, un estado de duda, de huidiza mudanza.
Besos.

Juan Antonio dijo...

La sensación que deja un abandono, un sueño mineral mientras persiste, fuera, la lluvia.

Ío dijo...

Hermoso, Paloma, tan hermoso que quita el aliento.
Gracias, poeta
Siempre un placer

Ío

José María Alloza. dijo...

Decía, Cespedes, que el éxito de Juarroz es una esperanza de cambio en la poesía española. Tal vez dentro de unos años nos daremos cuenta que ese cambio ya estaba en marcha, en la pluma de Paloma.

fcaro dijo...

Dicen que hay poesía cuando las palabras dicen más de lo que nombran. Algo de eso me ha parecido notar mientras leía. Gracias, Paloma.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Hermosos sucesos repetidos como círculos de agua...

verdial dijo...

Versos intensos que llegan al alma. A mí me han llegado.

Un abrazo

Perfecto dijo...

Un poema superior. Eufonía, planteamiento, vocabulario, disposición, profundidad lírica,..todo se hace merecedor de elogio. Te lo celebro. Un grandísimo poema.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Todo el poema se lee como el propio título indica "a expensas de la luz", de esa luz que emanas, criatura, y que aporta a tu poesía una fabulosa y enigmática textura. Muy hermoso.

Una prodigiosa revelación encontrarte.

María Socorro Luis dijo...

Deliciosamente perfecto.

Sólo tú, Paloma.

Milbesos.

Loren Simón dijo...

Un placer leerte como siempre Paloma, poeta pionera de las letras, penumbra de las ideas, pura poesía hasta en lo más adentro de los versos... un beso

Nines Díaz dijo...

Paloma, magnífico poema, y ritmo, hasta llegar a la pura esencia en esa última estrofa tan sublime.

Felicidades.
Abrazo fuerte

Isabel dijo...

Leerte es vivir y revivir la vida.
Gracias por el disfrute de tus hermosas palabras.

Abrazos

El Éxodo dijo...

La luz se muda en fantasía en el caleidoscopio. Aunque esté a sus expensas.

Besos.

elvira daudet dijo...

Poema mineral, esencial, bellísimo. Tan sutil como potente el núcleo y el entramado que le da cuerpo, con un lirismo que roza la excelencia.Felicidades.

Mil besos
Elvira

Tomás Rivero dijo...

Temporada llevas de buenos poemas. Aprovecha esta emoción, su carga.

Un beso, Paloma.

Abogados en Colombia dijo...

Escribes realmente hermoso, que don tan magnifico.

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed