jueves, 30 de junio de 2011

Nota: jueves, 30 de junio

-

No me gusta ningún treinta de junio.
No me gustan. Me saben a tu muerte.
No puedo definir ese sabor
ni recuerdo un silencio más viscoso.

La muerte siempre sabe a sed y a huesos.

11 comentarios:

Charcos dijo...

abrazo lleno de besos

me gustas tú y tu poesía más aunque hoy sea un cuchillo que duele

mas besos

Flamenco Rojo dijo...

Tus razones tendrás...

Un abrazo.

Leonel Licea dijo...

Esos días que saben a muerte no nos gustan nunca, pero pocos saben decirlo con la intensidad y la poesía con que tu lo dices.
Es un placer y un lujo leerte siempre, Paloma.
Besos a montones.
Leo

María Socorro Luis dijo...

Sabe a poema-recuerdo, a poema-pena... Pero bellísimo.

Besos miles.

Laiseca Estévez dijo...

TERRIBLE!!! y recordarlo así duele mucho más, un abrazo

antero dijo...

ella todo lo seca, sí.

un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Un abrazo es mi huella hoy, apretado.
Gino.

Marisa dijo...

Recuerdos amargos.

Un abrazo muy, muy fuerte.

Ánima dijo...

Fechas que se instalan bajo la piel protectora del tiempo para recordarnos a qué sabe el dolor...

Un abrazo, Paloma, uno fuerte para ti.

CAOS dijo...

Éste me lo guardo para mis días que saben a muerte.

No podías haberlo hecho más íntimo, y a la vez, más universal.

Te beso y sonrío. Siempre.

La Solateras dijo...

El cuarto verso me parece un hallazgo genial. Tan gráfico, tan real, que se toca la viscosidad de ese silencio.

Muy bueno, Paloma. Estás en vena.

Un abrazo

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed