viernes, 19 de octubre de 2012

Catorce pasos







Hay una contención como de agua que presiona las palabras terminales. Cómo decir lo que se desploma de las manos inseguras. Pasos. Catorce pasos. Una debilidad que compara una lluvia y otra lluvia. El mar no tiene dioses. Pero sí, sí los tiene, son los ahogados que acumulan sus ayeres. 





[foto: jamime mu]

8 comentarios:

Darío dijo...

Y ya no envejecen nunca más...

Luis Serrano dijo...

No se que pasó con mi mirada distraída. No tengo manos, ni palabras, no tengo olvido para ti, simplemente una esquina dolorosa que me dejó alejarme de tus letras.
Perdón.
Perdón Paloma pero, ya me tienes aquí de nuevo para descubrir nuevos paisajes que han estado dormidos.
Un abrazo enorme amiga.
Un abrazo enorme

Raúl dijo...

Los ahogados son los dioses y los satanes del mar, pues penan -justa o injustamente- como ángeles caídos.
Excelente.

Amando Carabias María dijo...

Cómo me hace temblar este poema en prosa. Duele y emociona.

estela ela dijo...

Impactantes palabras. Un placer pasar por tu sitio.

Ío dijo...

Sin futuros. en el agua todos los pasos son bocas, todas las bocas son agua y el agua una palabra quieta.
Perdón por este lo que sea surgido al leerte, Paloma.
Me emocionas, siempre.
Gracias por tanta belleza, gracias.
Beso

Ío

Anónimo dijo...

Cómo flipas.

Isabel dijo...

Tan profundo como ese mar que acumula lo que no vemos.

ABRAZOS

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed