lunes, 1 de agosto de 2011

de lo invertebrado y lo eterno

.



























se hundirá la inocencia en pecado sin cielo,
nadie sabrá contarle de la auténtica pena,
se hundirá cualquier día
sin haber conocido el pinchazo del alba
y noviembre será —casi seguro— rojo,
y llegará la voz,
y sonará debajo de tu piel,
como suenan las voces de los que se fueron,

se hundirá la palabra en la humedad
sin saña, con temblor de fluidos

(silencio por silencio),

se hundirá lo indecible y también lo solemne,
a hurtadillas, detrás de la misma emboscada,
y cuando todo sea hundido,
volverás otra vez con fatiga de muertos.

22 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Duele ese silencio que se hunde...
Maravilloso el poema, querida Paloma...

Noray dijo...

Sea como fuere, a veces es necesario escuchar sólo el silencio.


Un fuerte abrazo.


PD: Con tu permiso, tomo prestado tus dos últimos versos

emmagunst dijo...

(silencio por silencio)...no sé porqué, pero me dolió...

la foto va perfecta y no es sugestión :)

Abrazo Paloma

Charcos dijo...

silencio por silencio

estalla debajo de la piel tu poema con temblor de fluidos, traspasa lo corpóreo para desgarrar el silencio en rojo desamparo....

ay Paloma como se clavan las agujas que has esparcido en tus versos.

besicos muchos y como tú dices un abrazo de quinientas vueltas (buenoo le he añadido unas cuantas vueltas lo see)

Leonel Licea dijo...

Duele, como duele esa fatiga de muertos, estar hundidos, el noviembre rojo, y el silencio de los que se fueron... Duele en la misma medida, con la misma intensidad y belleza, que hace resplandecer tu poesía.
Un abrazo muy fuerte, Paloma, y todos los besos que puedas recibir.
Leo

Flamenco Rojo dijo...

Leyendo este poema, por muy hundido que te encuentres, saldrás a flote...

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Creo que ya lo he dicho en alguna ocasión, pero voy a repetirlo: hay una calidad inusual en tu poesía. Dominas la palabra y sometes irremediablemente.

Mi más profunda admiración, poeta.

G.C

Amando Carabias dijo...

Donde el dolor ya casi prefigura el futuro. Me encanta y me sigue cautivando la aparición del rojo en tus poemas.

Liliana G. dijo...

Tremendamente conmovedor, Paloma, este es uno de esos poemas que calan hondo, allí donde nuestros silencios se hacen cómplices de tus versos.
¡Maravilloso!

Un beso gigante.

Simplemente Mirella dijo...

Que puede ser peor, que la expresión fatiga de muertos..eso ya es lo mas bajo que se puede hundir...bss

Anónimo dijo...

"el pinchazo del alba"...¿similar al del anochecer? Ay, no sé, no sé...

Este poema tiene algo que me inquieta.

Besos.

Juanma.

Marisa dijo...

Volver de nuevo con fatiga de muertos
duele en el alma ese silencio.

Un gran abrazo Paloma

Pablo Fernando dijo...

Solo entré a tu casa para decirte lo mucho que disfruto de tu sensibilidad , a decirte lo mucho que he aprendido a quererte entre tus letras.

Un fuerte abrazo mi querida Paloma

Gabriela Amorós dijo...

Este naufragio doliente y casi cíclico es como la irrefutable puesta de sol. "Con fatiga de muertos" me ha parecido no un cierre sino el umbral poético de otra dimensión que habla del agotamiento que conlleva todo lo imperecedero.
Tu escritura, Paloma, llega a lo más abisal de nosotros.
Tu voz es poderosa, reverbera y espolea, más si cabe, la fuerza de tu palabra escrita.

Un abrazo enorme.

María Socorro Luis dijo...

Dolor y hondura y sin embargo belleza. y en tu voz...

Besospordocenas.

george dijo...

*

El Éxodo dijo...

Que asfixiantes pueden llegar a ser los naufragios gratuitos (y a que alto precio).

Besos.

andres rueda dijo...

Un placer pasear pot tu alcoba...aunque se hunda.

besazo

Andres

gaia56 dijo...

"sonará debajo de tu piel" bella y profunda imagen.
Mi primera visita a tu alcoba y volveré.
Un beso.

Leonel Licea dijo...

En tu voz, el dolor de estos versos trasciende y se clava mucho más hondo y a pesar de ello, no puedo dejar de leerlo y escucharte una y otra vez.
Otro abrazo fuerte.
Leo

Antonio Flor dijo...

Bellísimo y sentido poema que en tu voz es aún más intenso. Gracias!
Antonio

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Es como asistir de espectador a ver como el mar se traga la incencia (entre otras cosas)y después lo devuelve en forma de fatiga. Cierto, durante el trayecto se nos van hundiendo muchos colores y después reflotan sus restos pero ya faticados.
...es lo que he querido inspirarme...

Precioso.
Bs.

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed