martes, 6 de mayo de 2014

(muertes cotidianas)
























hoy el miedo venció
y en una sucursal de bankia
he llorado
la impotencia
el sorbo de la nada
y las tinieblas
he llorado la piel
y no quería
no quería
he rezado a los dioses
antes de desnudarme.

[foto: belovaan]

5 comentarios:

mailconraul dijo...

Desconozco esa impotencia (soy incapaz de situar los echos).
Los Dioses no son culpables de todas nuestras miserias.

Lapislazuli dijo...

una verdadera impotencia
Abrazos

Taty Cascada dijo...

A veces los Dioses se olvidan y se abren las tinieblas.
Abrazos.

Ío dijo...


Una vez que ha llorado la piel sólo puede desnudarse.
Se quiera o no se quiera.
Besos

m.

María Socorro Luis dijo...


Un poema para un ahoramismo que golpea implacable.

Abrazodeshauciado, poeta

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed