jueves, 28 de junio de 2012

Camarada, un poema de Tomás Rivero


























         A Paloma Corrales


La energía tiene un nombre:
Vladimir Maiakovski y yo.
Aunque él sienta que el yo es demasiado poco.
Y yo sea tal vez el último poeta
que exige el socialismo para amar
desesperadamente.
Que yo, como él, necesite precipitarme
en todos los corazones,
a pesar de que la barca del amor se estrella
una y otra vez contra la vida cotidiana.
Contra el silencio. Contra las palabras huecas.
Camarada vida, aprieta el paso
dice Maiakovski
o digo yo. Afirmamos ambos.
Camarada Vladimiro,
me quedan diez años de amar
con cierta pulcritud
o con un desahogado talante
de hombre enérgico,
con las categóricas afirmaciones
limpias y valientes,
de un poeta vencido por el viento
de las costumbres.
Después ya nada será igual,
todo habrá terminado
y seremos felices.


Su blog: AQUÍ
[foto: john rawlings]
_____________________________________________________________________________________________

Gracias, Poeta.

4 comentarios:

Darío dijo...

La barca del amor y la vida cotidiana...

Tomás Rivero dijo...

Tú también eres.

Gracias, Paloma.

Besos, eses y tildes.

César Sempere dijo...

Bello.

VICTOR GATO dijo...

Un hermoso poema, hermoso regalo. Felicidades.

Bss

Buscar este blog

Cargando...

FEEDJIT Live Traffic Feed