miércoles, 30 de marzo de 2011

Y al final

.

foto: extraída de la red

En sus ojos ternuras pedregosas,
espigas soñolientas,
mayúsculas de viento
y acaso un porvenir embalsamado,
un eco persistente en sus pisadas,
como un crujir de tiempo,
y un no sé qué viejísimo
que fragmenta su voz de soledades,

hoy quiso hacer balance de amuletos,
se acuerda de mañana
y permanece solo
(no hay mucho que contar),
tres libros de poemas, un sombrero
y un corazón cansado de pretéritos;
una fotografía de Lisboa
y un dolor siempre abierto.

En sus ojos un invierno de duelos.

.

23 comentarios:

Charcos dijo...

y en los míos un diluvio sin cielo y un temblor siempre que me empapo de tus poemas.... quedará muy "choni" si fundo un club de fans ?

este jueves otra entrevista verdad?


besicosss y achuchones

Poemas en escabeche dijo...

Atinas, con el rabillo
de la sensibilidad
a succionar y expresar.

Arte grande, la verdad!

Noraguena
y tal y tal

Elvira Daudet dijo...

Querida mía:

Extraordinario poema sobre los desahucios de la vejez.
Qué mirada tan penetrante y piadosa la tuya, que se asoma a los ojos de un viejo, que son todos los viejos, y su catálogo de pérdidas y ruinas.Eso es poesía profunda y humana, de la que nos llega a todos. ¡Y esa es mi Paloma!, con todos los sentidos afinados y alerta. Felicidades y mis respetos, poeta.

Acabo de hablar con Lidón que me ha tranquilizado; mañana empiezan con la quimio y ella está esperanzada. Los dolores han disminuido y él está adormilado.
Besos
Elvira

María Socorro Luis dijo...

Pobre balance de toda una vida.
Hermosamente triste y desolador.

Dos besos.

Isolda dijo...

Querida Paloma; las manos ya presagian una belleza de poema, son la representación más viva de la vejez. Del poema, qué te puedo decir, es una hermosura y delicadísimo. Me emociona todoél pero me quedo con el corazón cargado de pretéritos.
Besos enormes, poeta.

Leonel Licea dijo...

Se me han quedado tus versos dando vueltas por los ojos, se me han quedado tus palabras a flor de piel, con la emoción, con una lágrima y una mirada hacia dentro de las que ven de verdad lo que muchas veces no miramos.
Gracias por toda tu sensibilidad y por tu poesía, espero que esos ojos un día también sonrían a pesar de los duelos.
Un beso enorme.
Leo

Paco Sales dijo...

Bello poema para describir el paso de la vejez, con mucho sentimiento y una fotografía de unas manos que por si solas ya dicen mucho, un abrazo Paloma

Pedro F. Báez dijo...

Rendirme, como siempre, ante la majestad y lo veraz de tu decir. Sólo, que esta vez, lo hago aún con mayor reverencia. Amo a los viejos y no de ahora, que me estoy poniendo viejo yo mismo, sino desde siempre, desde que era niño y eran mis amigos y mis cuentacuentos y mis hadas y mis árboles mágicos relatando toda la savia de sus sabias experiencias... Lloro, recordando a mi abuelo y a tantos abuelos que han pasado ya por mi camino. Ya lo dijo todo Elvira, Niña de Oro. No queda más sino agradecerte y besar tu mano.

La Solateras dijo...

Querida Paloma, la vejez siempre me ha provocado una gran ternura y un gran respeto. Tú lo explicas con una inmensa sensibilidad.

Me encanta tu poema

Jorge Torres Daudet dijo...

Paloma, no era mal balance el de tu personaje, ¡Tres libros, ahí es nada!
Bello poema que me acerca aun mas a ese estadio en el que ya estoy inmerso. Aun tengo alguna asignatura pendiente.
Besos

Jose Antonio dijo...

Muy bueno Paloma, pero te olvidas de que algunas personas mayores, protegidos tal vez por la Divinidad, están como nunca en todos los sentidos.....me explico; actualmente yo solo trabajo en una obra reparando una terraza con voladizos a 20 mts del suelo... lo que hacen 2 o 3 albañiles con cinturón de seguridad, de mediana edad y no se lo que es un dentista. De otras actividades, seria arrogante describirlas aquí. Por lo demás me gusta tu poesía mas de lo que pude decirte, ya que me recuerda a Miguel por lo expresionista, fuerte, natural y descriptiva. La Zenia se vistió de arte y belleza con tu presencia.
Un abrazo de Jose Antonio

Javier Martinez V. dijo...

Un bello poema que me emociona pero a su vez me pone triste.

Un gran abrazo desde Japón.

Amando Carabias María dijo...

En el fondo sería un poema para un sueño, acabar la vida con los recuerdos como este protagonista, a pesar del dolor, a pesar de tanto dolor.
Excelente poema, como siempre.

Perfecto dijo...

Por encima del contenido, profundo y de inmensa sensibilidad, resalto la forma en que vas desgranando, verso a verso, hasta finalizar con un verso, resumen de toda una forma de ver el trascurso del tiempo. De una gran eficacia expresiva. Mi felicitación.

Un abrazo.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Me encantan estos cuatro versos. Me parecen una maravilla.

Bs

"(no hay mucho que contar)
tres libros de poemas, un sombrero
y un corazón cansado de pretéritos;
una fotografía de Lisboa"

José Ramón dijo...

Muy buenas imágenes en este blog y sus poemas.

Un Cordial Saludo desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

Maria Sanguesa dijo...

Lo dicho, querida Paloma, hay que ser muy buen poeta para alcanzar tal nivel de belleza de una desolación tan grande. Me emocionas tanto...
Un enorme abrazo.

luis dijo...

Pasan los días y poco a poco todo parece ir sonando a ruina, a deshecho, a decadencia. Puede ser duro, seguro que es muy duro pero, leyendo tu poema de hoy, uno sabe que ya está redimido por el solo hecho de que alguien haya escrito un poema como este.
Un beso fuerte amiga Paloma.

El Éxodo dijo...

En el fondo, y pese a ese corazón cansado de pretétitos, no es tan mal balance; el poema tiene suficiente peso como para elevarnos al menos un instante por encima de un porvenir sin alas que termina.

Abrazos.

J.Lorente dijo...

¿Por qué pesan tanto los recuerdos... Si ellos son la esencia de lo vivido? ¿Acaso nos pesa la Vida?

¿Es acaso una pena llegar a viejo... O es más penoso no llegar?... Cuando llegue al Invierno de mis días, recordadme que haga bolas de nieve.

Como siempre, un poema magistral lleno de sentimientos y bellas metáforas.

Un Beso Joven, Paloma.

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Gracias por tu sensibilidad, no podía esperar menos de una poeta -con mayúsculas- rescatando a nuestros "viejos"... los que nos llevaron a la escuela, los que tenían en su labio el consejo presto... nuestros viejos. Gracias por acordarte de ellos. Un abrazo.

Rocío dijo...

Es precioso Paloma. Tan nostálgico. Y duele, pero me gusta leer poemas que me duelan, es como si me vapulearan por dentro.

Leerte me hace querer seguir aprendiendo para mejorar :)

Curiyú dijo...

Siempre esa delicadeza para mostrarlo todo a través de un cristal precioso, aún nuestras miserias.

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed