martes, 30 de mayo de 2017

(conmoción)























hay un fósforo
en el poema
que enciende lentamente
las palabras
sólo las encendidas —dice bajito
cuando las toco estallan.
  

  [a Miguel A. Curiel, por “La fábrica de la seda”]
foto: oprisco

5 comentarios:

Miguel Ángel Curiel Nuñez dijo...

Querida Paloma

cada vez mas tu, es decir, mas allá de las palabras las palabras, tan ascendente, como la única Emily Dickinson española.
Enhorabuena por todos estos últimos poemas que leo.
Así se hace, escribir sin miedo, en la absoluta autenticidad y el aislamiento... Sin reddddddddd

mailconraul dijo...

Fumarse las palabras para plagiar el humo!

antonio molina medina dijo...

Muy bueno...
Con tan pocas letras se pueden decir frases con alma...
Un saludo

fcaro dijo...


(Para mi amiga,
la poeta Paloma Corrales)

Prender palabras
como astillas secas,
hacerlas llamas, volverlas luz
sobre los vientres,
o sed oscura que se agote

palabras
tuyas, esas que son
hornos donde dormir
abrasados
abrazados
a su dolor, a su calor,
a su corteza (que habla).

Paloma Corrales dijo...

(caro Paco)


ser árbol entonces
con lluvia débil
para invertir diálogos
que la tierra
nos vuelva a alimentar
y las ramas
se tasen por sus nidos
y sus atardeceres
—como los cuerpos.

Buscar este blog

FEEDJIT Live Traffic Feed